El pleito Duarte y Fidel Herrera

•Martín Cabrera, el operador
•El titiritero es Yunes Linares

EMBARCADERO: Una nota intitulada “La pelea de la Condesa” el jueves 09 de septiembre, referente a un choque político entre Fidel Herrera y Javier Duarte, fue apenas la punta del témpano… Según el reportero Fernando Inés Carmona tuvieron 70 mil visitas en menos de una mañana…Así, el lunes 14 el gobernador precisó que nunca, jamás, un antecesor había intervenido en su gobierno, en clara alusión al góber fogoso y gozoso… Luego, Fidel fue más amplio y aseguró que atrás del operativo mediático estaba Martín Cabrera Zavaleta, ex presidente municipal de Orizaba, aliado con Ezequiel Cruz Reyes, ex presidente del comité municipal del PRI y fallido aspirante y suspirante, toda la vida, a la alcaldía, y quien luego optara por un semanario y un portal… Además, el fogoso también aseguró que sólo habla con Duarte cuando él se comunica… Y, en todo caso, que únicamente le habla el día 19 de septiembre para felicitarlo por su cumpleaños… Pero la punta del iceberg es más profunda… Digamos que, en efecto, y como el fogoso asegura, Martín Cabrera está atrás del rafagueo, pues de igual manera negó “La pelea de la Condesa” en un restaurante de la ciudad de México… Y es que entre Cabrera y Fidel existe una antigua relación que fuera luna de miel, con vientos favorables que nunca miraron el desastre en que terminaron… Cabrera, por ejemplo, como alcalde, fue un gran promotor del voto para que Fidel fuera candidato priista a gobernador en aquel tiempo cuando Miguel Alemán Velasco destapó a once priistas para la sucesión, apostando a que los diez descarrilaran a Fidel; pero más aún, deseando que su favorito, Alejandro Montano Guzmán, fuera ungido… Incluso, Cabrera metió dinero de las arcas municipales a la precampaña y campaña de Fidel… Es más, hasta se soñaba secretario General de Gobierno…

ROMPEOLAS: Fidel, pues, llegó al trono imperial y faraónico y excluyó a Martín Cabrera de las mieles del poder… Incluso, en repetidas ocasiones, Cabrera tocó la puerta de palacio y nunca le fue abierta… Por el contrario, un día se suscitó una diferencia sustancial entre Cabrera y un hijo de Fidel y le aplicaron la cuchilla… Así, apareció en el escenario el contador René Mariani Ochoa, entonces, titular del Órgano de Fiscalización Superior, ORFIS, y se fue con todo en contra del presidente municipal de Orizaba… Tal cual lo acusó de desvío de recursos y el asunto llegó al extremo de que el ORFIS solicitó a la Procuraduría de Justicia una orden de aprehensión en su contra, quien primero, se amparó y segundo, huyó de Veracruz, pues era manifiesta la represalia, más que la venganza… Nunca hubo re/conciliación ni tampoco voluntad política ni amical para aclarar paradas… Y en tanto el fidelato fue caminando, se refugió en México; pero, bueno, el exilio y la soledad, tan compañeras que son, lo llevó a tocar la puerta del enemigo público número uno, irreconciliable de Fidel Herrera, a saber, Miguel Ángel Yunes Linares… Y Fidel estalló; pero era demasiado tarde… Incluso, hoy, “El tío” asegura que Martín Cabrera y Ezequiel Cruz sirven a Yunes Linares a través de su ex secretario particular, Enrique Pérez Rodríguez, a quien ungió director de Prevención Social federal en época aquella cuando Joaquín “El chapo” Guzmán se fugó por vez primera de una cárcel de alta seguridad, el de Puente Grande, Jalisco…

ASTILLEROS: En aquel tiempo, como ahora, nada describe a Fidel como una frase bíblica de Víctor Flores Morales, cacique sindical del gremio ferrocarrilero, entonces diputado federal… Un día, ante sus amigos de confianza, exclamó que Fidel ‘’era insaciable’’… Así, reveló que le había apoyado con carretadas millonarias para la campaña electoral de gobernador… Pero además, ungido jefe del Poder Ejecutivo, dueño del mundo y de las vidas ajenas, pero también, de las arcas estatales, un día le mandó la cuenta de una camioneta de 700 mil pesos, comprada para uno de sus hijos, a fin de que la pagara… Molesto, irritado, encabronado, Víctor Flores dijo: “¡Es insaciable!”… Y, bueno, desde la alcaldía de Orizaba con Martín Cabrera, las arcas también le fueron abiertas y el pago fue la exclusión… Incluso, ahora en el duartismo, Cabrera fue nombrado un ratito en Orizaba delegado de la subsecretaría de Gobierno, Érick Lagos titular; pero el gusto duró poco… Y ahora, el fogoso lo inculpa de operar en su contra inventando historias como el pleito de la Condesa… En todo caso, es la palabra de uno en contra de la palabra del otro… El caso es que mañana el señor Javier Duarte cumplirá años y entre otras llamadas Fidel Herrera se comunicará para felicitarle, aun cuando al mismo tiempo le enviará el libro “Mi lucha”, de Adolf Hitler, que Plutarco Elías Calleas leía aquella mañana en su hacienda de Cuernavaca cuando un general enviado por el presidente Lázaro Cárdenas del Río llegó con unos soldados y lo treparon a un avión directito a Los Ángeles para iniciar su exilio…

Por: Luis Velázquez

00
Compartir