Elecciones del cacicazgo

En Hidalgo y Coahuila

El registro del PRI podría estar en peligro en las elecciones de esas entidades de recibir el rechazo de la población a los vicios del pasado 

Por Ángel Álvaro Peña 

En Hidalgo y Coahuila el PRI tendrá una prueba de fuego. Su resistencia a la transformación se hará evidente, porque en ambos estados el cacicazgo es un problema que tiene muchos años manipulando la voluntad de los ciudadanos.

El cacicazgo que hizo tanto daño al país pareciera seguir sobreviviendo en esos estados. Así, desde la perspectiva de nuestra historia, el cacicazgo priista se convierte en un retroceso político, económico y social. Impedir que la historia se convierta en un camino de evolución debe ser considerado un delito en México, porque, de ser así, tendría muchos culpables y muchísimos cómplices.

En el norte, los Moreira siguen imponiendo criterios de gobierno y también candidatos. En el centro, en Hidalgo, la mano del exsecretario de Gobernación continúa atemorizando a más de un hidalguense, con ese miedo a los cambios que tanto favoreció en ese estado a los priistas.

El próximo 7 de junio es la prueba de fuego para los dos acorazados priistas, los estados de Coahuila e Hidalgo. Estas elecciones para el PRI serán el reflejo más contundente de que el mando del Revolucionario Institucional está muerto y agonizante, o aún sigue vivo. 

Será el 25 de abril cuando las campañas darán inicio en los dos estados, los cuales siempre se vieron favorecidos por la tradición tricolor, pero a diferencia de este año, su postura de partido frente a un México despierto ha cambiado. Hoy, un PRI disminuido y con Alejandro Moreno “Alito” como líder intenta trazar metas ambiciosas, sueña con 300 distritos electorales que hay en el país, donde el PRI corre con ventaja en 100. De ahí calculan ganar 70 escaños, entre ellos retener los de Coahuila e Hidalgo.

COAHUILA

En Coahuila se renovarán los 25 escaños del Congreso estatal, de los cuales 16 serán deben ser obtenidos por mayoría y tan sólo 9 por representación proporcional. Su representación será por tres años.

De ahí la importancia de que el PRI controle la mayoría en el Congreso durante tres años más, que son los años que fortalecerá al gobernador priista Miguel Ángel Riquelme (2017- 2023). El ganar esta elección durante su periodo de gobierno le garantiza, uno, controlar al Congreso; dos, consolidar las bases y así ganar en las localidades más valiosas y que estas a su vez les hará ganar las diputaciones federales en 2021 y, tres, no perder la gubernatura en el 2023. 

Recordemos que el gobierno de Riquelme está apoyado por los hermanos Moreira, no por nada es Rubén Moreira el predecesor del gobernador y no por nada suenan fuertes los nombres de Álvaro Moreira para ser candidato a diputado del PRI en uno de los distritos de Saltillo y el de Humberto Moreira como candidato plurinominal por el Partido “Unidos”, partido que él mismo ha creado. 

HIDALGO

Estas elecciones son ordinarias, en ellas se renovarán los 84 ayuntamientos del estado, compuestos por un presidente municipal y sus regidores, electos para un periodo de cuatro años. El registro de candidaturas será del 3 al 8 de abril de 2020, y la campaña da inicio del 25 de abril al 3 de junio de 2020

Entre los aspirantes que buscan la alcaldía de Pachuca se encuentra Luis Jaime Osorio Chong, hermano del exsecretario de Gobernación y exgobernador, Miguel Ángel Osorio Chong.

El PRI dejó de ser mayoría en los municipios de Hidalgo al contar actualmente con 16 ayuntamientos, más 14 en coalición con el Partido Verde Ecologista y Nueva Alianza. El PAN cuenta con 15 ayuntamientos, el PRD con 10 y Morena con 7. 

Después del Estado de México, es Hidalgo el que ocupa el segundo lugar a nivel nacional en la afiliación al PRI, así lo reconoció Erika Rodríguez Hernández, presidenta del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional.

Tan sólo en la segunda quincena de enero la dirigente dijo que se habían afiliado en la entidad 137 mil personas al Revolucionario Institucional; sin embargo, es del dominio público que en el país si un partido tiene una deserción importante y cotidiana, ese partido es el PRI.

Erika Rodríguez afirmó que el llamado se apega a las disposiciones constitucionales, legales y estatutarias aplicables para postular “a quienes, por su capacidad, honestidad, aceptación social, convicción ideológica, militancia y trabajo partidista garanticen en el desempeño de las funciones públicas el cumplimiento de nuestros documentos básicos”.

Además “contempla la participación de las mujeres, jóvenes y personas de los pueblos y comunidades indígenas, de acuerdo con la normatividad aplicable”.

Lo cierto es que se hace evidente un cacicazgo que no puede vivir más tiempo en el país. La imposición de candidatos implica también la imposición de criterios políticos y de disposiciones de gobierno. Es decir, forman parte del pasado, de ahí que ahora se muestren como piezas de museo, decadentes y cómplices de mucho de lo malo que ahora sucede en México.

El PAN no figura en Hidalgo, su violencia verbal, su implicación en el asesinato de la periodista de Chihuahua, Miroslava Breach, lo descalifica entre los mexicanos conscientes del valor de su voto.

Hidalgo y Coahuila pueden convertirse en el principio del fin del registro del PRI como partido.

00
Compartir