Empresarios del jet set y políticos del gabinete de Duarte, protegen a juniors integrantes de la banda de los Porkys

Veracruz, Ver.-

En la política, en el jet-set, en el mundo empresarial, así como en lo más granado de la alta sociedad veracruzana, es donde están enclavadas las raíces de las familias de donde proceden los cuatro chicos que están siendo acusados por un padre de haber cometido abuso sexual contra su hija, menor de edad. No han sido puestos a disposición de la justicia porque en Veracruz la “justicia se vende al mejor postor“, según lo declaró la família afectada.

El señalamiento está asentado en la investigación ministerial 592/15/1ESPE/VER/05 de la Mesa I, contra Enrique Capitaine Marín, Jorge Cotaita Cabrales, Diego Cruz Alonso y Gerardo Rodriguez Acosta, junior, hijos de papi, que privaron ilegalmente de su libertad a la víctima cuando salía de un café con sus amigas cerca de la avenida Martí, en Veracruz.

Los jóvenes treparon a la menor en un coche de lujo, tipo Mercedes, y se la llevaron sin rumbo conocido. Aunque algunas personas iniciaron una persecución contra los sujetos, éstos se perdieron en el tráfico. La menor fue vejada y sometida a toda clase de tratos que por respeto a su dignidad, no se pueden reproducir.

Desde entonces, la familia de la chica ha pasado un infierno porque ahora enfrentan lo más común de la justicia mexicana, el cambio de roles, en donde ahora los padres de los agresores están tratando de culpar a la víctima, arrojando montones de lodo sobre su honra y la familia de ésta, que sólo ha exigido justicia.

La Fiscalía de Veracruz que es encabezada por Luis Ángel Bravo Contreras se ha visto incapaz de ejercer acción penal contra los cuatro chicos y no ha dado ninguna explicación creíble, sólo que no hay elementos suficientes para consignarlos.

Sin embargo, el pasado fin de semana, en un exclusivo salón de fiestas en Playa de Vacas, se desarrolló la boda de Rodrigo Romero y Mari José Rodriguez Acosta, hermana de Gerardo Rodríguez Acosta, uno de los señalados, y a ella asistió la crema y nata del jet –set jarocho, hombres de negocios y dinero, dueños de las influencias, habitantes del exclusivo fraccionamiento Costa de Oro, los intocables, en donde los papas de la novia no dudaron en regodearse con la gente de poder.

La boda fue comentada por el periodista de sociales Ignacio Gómez, Nacho Gómez, quien subió a sus redes sociales imágenes de los potentados presentes en la fiesta organizada por los padres de la novia, Gerardo Rodríguez y Rocío Acosta. En una de las fotos Nacho Gómez muestra a la pareja integrada por Gerardo Poo Gil y Alejandra Pérez de Poo, el primero es hermano del actual alcalde de Veracruz, Ramón Poo Gil. Los dos son hijos de Gerardo Poo Ulibarri, presidente del patronato de la Cruz Roja, jerarca de las tiendas de tecnología y línea blanca Contino.

Los cumpleaños de Gerardo Poo Gil son de lo más populares entre la alta sociedad, y en estos últimos años, invariablemente, el invitado de honor, es el gobernador Javier Duarte de Ochoa, cuya amistad y cercanía siempre es presumida por esta familia. Gerardo Poo Ulibarri estuvo en la cárcel con Dante Delgado, después de que el gobierno de Patricio Chirinos, teniendo a Miguel Ángel Yunes Linares como secretario de Gobierno, los envió a Pacho Viejo para saldar cuentas pendientes entre grupos políticos.

Otros de los asistentes a la boda fue Gilberto Bravo Torra, en el sexenio de Fidel Herrera Beltrán, identificado como el principal socio del ex gobernador, llamado coloquialmente “el midas jarocho”, por su alta y fuera de duda capacidad para hacer dinero en cualquier tipo de negocio. Dueño de docenas de gasolineras en Veracruz, de camiones que recolectan la basura en la zona conurbada, así como de los mejores hoteles en esa demarcación, el Índigo, que también se levantó y construyó posteriormente a la salida de Fidel Herrera del gobierno de Veracruz.

Lo representación en el mundo económico de Veracruz por parte de la familia del joven Guillermo Rodríguez Acosta es visible por medio de la red de panaderías París, de las que son dueños. La señor Rocío Acosta es desendiente del linaje del ex gobernador Agustín Acosta Lagunes, con quien proliferaron los caciques y las bandas de pistoleros en cada rincón del estado.

Rocío Acosta, madre de Guillermo Rodríguez Acosta, está ampliamente relacionada con una amistad de años, a prueba de balas, con la ex primera dama del puerto de Veracruz, ex diputada panista, y empresaria, Cladia Beltrami Mantecón, quien a su vez es esposa del diputado presidente de la Comisión de Seguridad Pública ante el Congreso local, José Ramón Gutiérrez de Velasco.

Joserra, como le llaman, tiene línea directa con el Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras por la naturaleza de la comisión que representa, así como con el titular de la SSP, Arturo Bermúdez Contreras. José Ramón Gutiérrez, quien dejó el gobierno de Veracruz con la fama de ser el ex alcalde que robó, incluso, más que el mismo ex prófugo de la justicia Efrén López Meza, nunca ha dudado en defender el trabajo del Fiscal Luis Ángel Bravo Contreras y el del titular de la SSP.

La red que da protección a estos chicos se extiende al norte de Veracruz, con Felipe Capitaine, padre de Enrique Capitaine Marín, quien en la investigación es señalado como el principal agresor sexual contra la joven, el que la toma a la fuerza en la vía pública para subirla al coche y el que más se ensaña con ella.

Felipe Nicolás Capitaine Rivera, ha sido alcalde de Nautla en varias ocasiones, integrante del Partido de la Revolución Institucional (PRI), amigo del ex gobernador Fidel Herrera Beltrán, quien lo puso al frente de Tránsito de Veracruz durante el trienio de Jon Rementería Sempé, y que tuvo que dejar el cargo a los pocos meses ante las presiones del grupo delincuencial Los Zetas, que tenía en su poder casi todos los trámites y cobros de multas en Tránsito, incluso, contaban con una oficina dentro de las mismas instalaciones ubicadas en la avenida Montesinos. Felipe Capitaine, originario de Nautlá es empresario del ramo citrícola, cuenta con cientos de hectáreas de tierra cultivadas con limones y naranja. Es de los principales exportadores de este producto en país.

Durante el desarrollo de las primeras investigaciones por el caso de la menor agredida sexualmente, los padres de los otros chicos intentaron culpar de todo al chico Capitaine, pues sabían de sus antecedentes de violencia, drogadicción, alcoholismo y uso de armas de fuego, tendencia a la prepotencia y al abuso de los más débiles.

Felipe Capitaine, el otro señalado, la pareja es una de las más conocidas en el mundo del Jet-Set, propietarios en el centro de la ciudad y en Boca del Río de numerosos inmuebles los cuales rentan y viven de ello. Son padres de Marilin Cotaita Cabrales, actual reina del Club Libanés, el centro de recreación de los hombres del dinero en Veracruz, Boca del Río y la región.

Jorge Cotaita y Alicia Cabrales son padres de Jorge Cotaita Cabrales, el otro señalado.

Diego Cruz Alonso es hijo de Héctor Cruz y Gabriela Alonso, el padre ha sido señalado en el pasado como artífices de fraudes bancarios, ellos dos se han dedicado a lanzar ataques contra la familia de la víctima, a la que han acusado de extorsionarlos para tratar de invertir los papeles.

Probablemente algo de esto explique por qué la justicia de Veracruz se encuentra indiferente para actuar contra los jóvenes que incluso ya confesaron haber agredido a la chica que ahora se encuentra en tratamiento porque aún no puede superar el brutal ataque del que fue víctima por estos truanes enfermos con ínfluencias de sus padres en la política y el empresariado.

Plumas Libres

00
Compartir