Empresarios proponen Acuerdo Nacional Económico, ¿quién se ha sumado?

En el ambiente político y de la agenda pública no deja de flotar la idea de concretar un Acuerdo Nacional Económico para solventar la crisis que dejará la cuarentena por el coronavirus o COVID-19. El principal impulsor es el Consejo Coordinador Empresarial (CCE); con cautela se han sumado algunas centrales obreras pues ellas también están interesadas en proteger los empleos. La oposición en el Congreso ha “topado en pared” con la mayoría de Morena. Desde Palacio Nacional se habla de una supuesta apertura pero la prioridad es la ruta que se planteó desde principios de abril. Así el escenario en este tema.

La visión de los empresarios

El presidente del CCE, Carlos Salazar, lo puso sobre la mesa a finales de marzo pero recién el 16 de abril insistió al respecto: el llamado a un gran Acuerdo Nacional con el fin de convocar a todos los mexicanos. “En este gran acuerdo nacional donde hablemos de unión, hablemos de organización, hablemos de objetivos comunes, de cómo los mexicanos podemos ser fraternos y solidarios en los problemas y no dejar a nadie. Insisto: que nadie se quede sin el apoyo y ayuda que podemos brindar”, apuntó

Ha planteado tres objetivos para avanzar en la recuperación: el primero es concientizar a la población de la gravedad a la salud que significa el coronavirus; el segundo, crear un vehículo a través de las organizaciones empresariales para que “ningún mexicano que está teniendo el impacto de esta crisis se quede sin tener ayuda de parte del sector empresarial mexicano”; el tercer punto es fortalecer el acuerdo de unidad, sin que tenga tintes políticos.

En su respaldo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) propuso el 20 de abril cuatro objetivos, que incluso ya hizo llegar en una carta y un desplegado al Ejecutivo federal. El punto esencial es generar y mantener empleos a través del “salario solidario”, que requeriría un apoyo económico del Gobierno Federal de alrededor de 96 mil millones de pesos.

La voz de los sindicatos

Este planteamiento sí ha tenido eco en las organizaciones sindicales. El 12 de abril, durante la primera reunión virtual que realizó el CCE con 16 federaciones, René Sánchez Juárez, de la Federación Regional de Obreros y Campesinos de Puebla, dijo estar de acuerdo con la propuesta del CCE; pidió que “la primer acción debería ser respaldar el programa de 90 días que ha presentado el Consejo, es un programa que los sindicatos debemos hacer nuestro, que nos permita llegar a un convenio nacional, nos parece necesario”.

Días antes, el 7 de abril, el secretario general sustituto de la Confederación de Trabajadores de México (CTM), Tereso Medina, junto con el presidente colegiado de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), Francisco Hernández Juárez, coincidieron en la necesidad de que el Gobierno Federal encabece un encuentro para lograr el acuerdo que permita contar con mecanismos que contribuyan a sostener el empleo y la economía del país.

¿El Congreso?, solo la voz de la mayoría

Entre llamados aislados desde el confinamiento que obliga el COVID-19, los legisladores de oposición se fueron sumando. La sesión del 20 de abril en el Senado de la República era la oportunidad ideal para que se hiciera un llamado formal para buscar ese Acuerdo.

Sin embargo, Morena no dio pie a la discusión de un plan emergente económico que reclamó hasta donde le fue posible el bloque opositor del PAN, PRI, MC y PRD. Con sus aliados del PT, PES y PVEM, dieron luz verde a la polémica Ley de Amnistía.

“El Senado de la República hoy está de rodillas. Morena arrodillada ante López Obrador. Muchos de ustedes no estarían aquí si no es por su patrón. Qué lamentable que le dan la espalda a 130 millones pero, claro, le dan la bienvenida a la instrucción de López Obrador de venir a sesionar”, reclamó la panista Kenia López.

“No podemos como Senado cerrar los ojos a la necesidad de establecer una estrategia que permita que no se pierdan empleos formales”, advirtió la priista Beatriz Paredes.

“Es increíble que estemos ante los caprichos de Morena para liberar delincuentes. Hoy deberíamos aprobar un plan de emergencia económica y no para liberar a rateros y narcotraficantes”, dijo en su turno el panista Damián Zepeda.

No puede dejarse de lado la voz del diputado morenista Porfirio Muñoz Ledo quien reprochó la negativa de senadores y diputados para escuchar los llamados a la unidad nacional y las opiniones de funcionarios de organismos internacionales sobre la economía mexicana.

“Tengo debilidad por el parlamentarismo. He escuchado los debates de ambas cámaras. Los diputados desoyeron a los funcionarios internacionales y ocultaron el drama económico nacional”, señaló al tiempo de rematar su reclamo con un “fuera máscaras de la hipocresía política”

Palacio Nacional: solo la ruta crítica

A todo esto, el 17 de abril, el presidente Andrés Manuel López Obrador declaró que ni él CCE ni la Coparmex le habían presentado sus propuestas para la recuperación de la economía; de entrada consideró que si los empresarios quieren invertir, entonces que lo hagan en su proyecto del Tren Maya.

“No me la han presentado, pero nosotros ya tenemos el plan que se está preparando para iniciar la reactivación de la economía, y consiste básicamente en destinar más recursos para el pueblo, fortalecer los programas del Bienestar adelantando pagos. Lo segundo ya van a hacer tres millones de créditos para fortalecer los negocios formales e informales, en mayo van a bajar 60 millones de pesos” detalló.

Así el cúmulo de voces, algunas más articuladas que otras, para un eventual Acuerdo Económico Nacional. Expertos y analistas han puesto el acento en donde “se empuja” para concretarlo y donde simplemente no está en la agenda de interés. En tanto el tiempo corre para que la cuarentena termine y se empieza a hacer el recuento de daños.

Con información de Político MX

00
Compartir