En la opinión del Abogado Lic. Alberto Woolrich: 4T

Nuestra cuarta transformación se encuentra plagada de focos rojos y zozobras por la actitud del “poder de la narcopolítica”, en cuyas cúpulas dirigentes existe la posición de resistencia para que triunfe y se haga efectiva dicha transformación en la justicia para bien de MÉXICO. Las tensiones son varias y muy notorias y, ellas sólo han propiciado inseguridad y corrupción. Además, la frecuencia de las acciones y enfrentamientos en todo el territorio nacional con la delincuencia organizada crea temores adicionales, proporcionando a los cárteles y grupos del crimen organizado fáciles coartadas para continuar con tan notoria actividad.

Por todos es muy sabido que en y durante los sexenios del neoliberalismo se llegó a  pactar, crear arreglos y alianzas no escritas entre las cúpulas de la narcopolítica y el ejecutivo, iniquidades que fueron avaladas por importantes fuerzas públicas de los partidos políticos más importantes. A cambio de su benevolencia, pasividad o complicidad en la lucha contra el crimen organizado.

Exista o no ese convenio o asociaciones de intereses, la realidad parece abonar su existencia y efectividad. El parte aguas de todas las grandes desventuras de la Nación fue sin duda aquellos acontecimientos en un mes de noviembre en Tlalixcoyan, Veracruz, donde por desgracia fallecieron inexpertos agentes de la extinta Policía Judicial Federal  a manos de miembros del glorioso Ejercito Mexicano y, en donde inclusive se procesó a un íntegro General de División, pretendiendo con ello deshonrar a soldados de honor y encubrir al directo responsable de la narcopolítica y de ese pacto no escrito que creó una alianza entre delincuencia y autoridades. Se iniciaba substancialmente el nacimiento de la prostitución de todo un sistema, cuya balanza de la justicia en su momento se inclinó para beneficiar a esa alianza entre narcopolítica y delincuencia. Como se verá a continuación, ese acuerdo, esa alianza, esa complicidad, fue desarrollada entre aquel  tristemente célebre Abogado de la Nación que se coludió con sus afectos para bajar aviones cargados de cocaína en la Cuenca del Papaloapan.

De ahí derivaron muchas desgracias en la Nación y en la justicia ocurrieron acontecimientos ligados directa e indirectamente con el fenómeno de la narcopolitica, ocurrieron los hechos de Lomas Taurinas, La Fragua, Aeropuerto de Guadalajara, Polo Uscanga, Raúl Salinas de Gortari, y más recientemente la desaparición de los 43 jóvenes normalistas de Ayotzinapa, así como muchos más. Son el testimonio más emblemático en el campo penal. Del inicio de esa execrable alianza, pacto o convenio entre la autoridad y el crimen organizado, no hubo, ni se presentó ningún obstáculo para la corrupción y prostitución de la justicia. El poder de la narcopolítica se impuso e impuso presencia, infundiendo e inyectando en el ámbito de procuración e impartición de justicia la corrupción. La danza y el circo del estado de derecho había dado inicio y en un circo de 3 pistas. Se dio nacimiento a la época de inseguridad e impunidad. Se creo el monstruo de la corrupción en el entorno de procuración e impartición de justicia que esta cuarta transformación esta obligada a aniquilar, basta ya de sólo palabras, de continuar ello así, la cuarta transformación se desvanecerá, trayendo como consecuencia la pérdida de justicia y la falta de credibilidad en las palabras expuestas por el Presidente de la República.

00
Compartir