En Oaxaca escapa Fidel Herrera de evento por anuncio de llegada de manifestantes radicales

Oaxaca.

La llegada de Fidel Herrera como delegado del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en ese estado, se tornó abrupta, toda vez que su toma de protesta tuvo que ser agilizada ante la presunta llegada de un grupo radical que se manifestaría en las instalaciones del Comité Directivo Estatal, ubicado en la agencia municipal de Santa Rosa.

Lo que sería una fiesta priísta para recibir al nuevo líder terminó en una opacada recepción. Y es que la toma de protesta de Fidel Herrera Beltrán, exgobernador de Veracruz, como nuevo delegado en la entidad tuvo que ser fuertemente resguardada y apresurada ante el anuncio del arribo de un grupo que se manifestaría durante la celebración priista.

El evento estaba previsto a iniciar a las 10:30 horas; sin embargo, Herrera Beltrán llegó retrasado, una hora más tarde.

Ya internado en las oficinas del Comité Directivo Estatal, el exgobernador jarocho saludo de mano a todos los que lo buscaron para ofrecerle su respaldo. Fueron diputados, presidentes municipales, activistas y miembros de la estructura estatal tricolor, en su mayoría, los que le extendieron sus saludos.

Acto seguido, tras la salutación, el “Tío Fide”, como es conocido en Veracruz, tomó protesta y en ese marco conminó a sus compañeros a trabajar con esmero por el PRI para ofrecer mejores resultados a la sociedad.

Posteriormente, en una atropellada entrevista, Fidel Herrera dijo a medios que su arribo es para sumarse a los esfuerzos de sus compañeros priistas en el estado y dar más y mejores resultados para el bien común. Además, indicó que plateará estrategias de trabajo con todas las corrientes, a las cuales les garantizó consideración y respeto.

Por otra parte, debido a la alerta que previamente se había anunciado, sobre la llegada de un grupo de manifestantes, todos los asistentes tuvieron que escapar del recinto tricolor por la puerta trasera, entre ellos Fidel Herrera, quien fue uno de los primeros en escapar, apoyado de un séquito de priistas.

Tras la huida, pasaron unos treinta minutos y al sitio nunca llegó ninguna manifestación de contundencia o que representara riesgo para el citado evento.

( Con información de El Piñero de la Cuenca).

00
Compartir