En reestructuración, pide JDO 4 préstamos a liquidar en 20 años

La solicitud de reestructuración de la deuda del estado que remitió el gobernador, Javier Duarte de Ochoa, al Congreso local, implica la contratación de cuatro créditos por 26 mil 700 millones de pesos, de los cuales 20 mil millones se destinarían a pagar créditos bancarios contraídos con anterioridad y 6 mil 700 para inversiones productivas.

En el caso de los tres primeros créditos, en los que sí se especifica el monto, la garantía de pago serán fondos federales así como el impuesto a la nómina, y se plantea un cuarto empréstito, en medida que se vayan saneando las finanzas del estado, y aun y cuando no se establece el monto final, se deja entrever la posibilidad que será de hasta 5 mil millones de pesos que se pagarán con participaciones federales.

Además en un artículo transitorio se prevé que si los créditos no se consolidan este año, se podrán seguir las gestiones en 2016, año en el que vence el periodo constitucional de Javier Duarte.

En la exposición de motivos de la iniciativa de decreto, el mandatario recuerda que en 2011 se planteó la reestructuración de la deuda del estado por un monto de 30 mil millones de pesos, de ese total se deben, hasta junio de 2015, 27 mil 500 millones de pesos.

En el documento se reconoce que a pesar de “las buenas calificaciones crediticias”, desde 2014 se han padecido “efectos desfavorables” por tener comprometidos los ingresos, ante la situación económica adversa a nivel nacional.

Al detallar las medidas financieras que se tomarán, una vez que lo autorice el Congreso del Estado, establece la posibilidad de contratar un crédito por 5 mil millones de pesos, que tendrá como fuente de pago 25 por ciento del Fondo de Aportaciones para el Fortalecimiento de las Entidades Federativas (Fafef). Según datos oficiales, en 2014 Veracruz recibió un total de 2 mil 109 millones de pesos por dicha partida.

Ese crédito se usará para amortizar la deuda estatal, construir fondos de reserva del financiamiento contratado y lograr cobertura de tasa de interés o de intercambio, además de que se contratará crédito de garantía de pago oportuno de hasta 15 por ciento, es decir, 750 millones de pesos.

La segunda medida es contratar un crédito por mil 700 millones pesos, en este caso el préstamo se respaldará con los ingresos del Fondo de Aportaciones para la Infraestructura Social (FAIS), que para el presente año fue de más de 700 millones de pesos, y se destinará a inversión productiva en materia de obras, acciones sociales básica e inversiones que beneficien a población en pobreza extrema.

Ambos créditos se pagarán en un plazo de 20 años y se establece que se podrán contratar en el año 2016, a pesar de que en noviembre se vence el periodo constitucional de elección de Javier Duarte.

El tercer préstamo implica la contratación de deuda por 15 mil millones de pesos que tendrá como fuente de pago el ingreso del impuesto a la remuneración personal al trabajo, o de la nómina que para 2016 será de 3 por ciento y se prevén ingresos por más de 2 mil 600 millones de pesos.

En el caso de ese crédito se podrá destinar para amortizar deuda, constituir fondos de reservas, contratar coberturas de tasa de interés, y en su caso, para el saneamiento financiero. Se hace mención que ese monto se podrá contratar con uno o varios bancos, o en todo caso se emitirán certificados bursátiles en la Bolsa Mexicana de Valores.

La cuarta medida establece que conforme se vaya liquidando el saldo de la deuda actual se podrá contratar más endeudamiento hasta por 25 años hasta por el mismo monto establecido en el artículo 1 del decreto, lo relativo al Fafef, es decir, otros 5 mil millones de pesos que tendrían que destinarse a inversión pública productiva.

(Con información de La Jornada Veracruz)

00
Compartir