En Veracruz las desgracias no importan

PARQUE JUÁREZ

Por Mónica Camarena Crespo

Con una irresponsable tibieza, el gobierno de Veracruz ha literalmente ignorado las desgracias que por fenómenos naturales han azotado al estado en los últimos meses.

La más reciente ocurrió en la zona de los Tuxtlas, en donde el pasado fin de semana miles de viviendas resultaron severamente afectadas por la gran cantidad de agua que dejaron las intensas lluvias.

Son más de 7 mil casas dañadas, en las cuales las familias lo perdieron todo. Pero no fue sino hasta este martes, casi 72 horas después, cuando al gobernador se le ocurrió tratar el tema en su mini “mañanera”.

Cuitláhuac García se refirió a la desgracia que se vive en los Tuxtlas, específicamente en los municipios de Saltabarranca, Lerdo de Tejada, Santiago Tuxtla y Angel R. Cabada; el mandatario dijo que su gobierno “ya apoya”, pero no se solicitará Declaratoria de Emergencia.

Como si nadie recordará que la 4T desapareció el Fondo de Desastres Naturales (FONDEN), y por ello ya ni siquiera declarando emergencia es que se pueden bajar recursos. Ahora se trata de esperar las “migajas” que el gobierno federal guste aportar en caso que la emergencia lo amerite.

Pero si con el paso del Huracán «Grace» y los cientos de familias en el norte del estado que ni siquiera fueron censadas para recibir los apoyos se ha podido dar el mínimo apoyo, entonces qué puede esperar la gente de los Tuxtlas.

La insensibilidad ante el dolor y la desesperación de la gente en el caso de las desgracias en Veracruz ha sido la constante; el gobierno del estado enfoca sus esfuerzos en la “grilla barata” en quedar bien con el presidente cuando viene a la entidad a hacer nada y en el dominio de los programas sociales, esos que le acarrean votos.

Si cae más agua o por desgracia se forma otro huracán que toque territorio veracruzano, será mejor solo encomendarse al santo que mejor cuide, porque el gobierno de Veracruz está -definitivamente- en otro rollo.

@monicamarena

 

00
Compartir