Entre Cuarón y Roma, ganó Yalitza

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN

En la pasada entrega del Oscar un premio anual concedido por la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas (en inglés: AMPAS; Academy of Motion Picture Arts and Sciences), el director, escritor y productor de la película “Roma” Alfonso Cuarón logro tres reconocimientos por parte del AMPAS, mejor conocida como la Academia quienes son los que evalúan y premian a lo mejor del cine en Hollywood y productores asociados internacionales, mejor película extranjera, mejor fotografía y mejor director.

Un gran triunfo para este extraordinario director de cine y productor quien ha ganado el Premio Oscar en dos ocasiones como director por parte de la Academia, sin embargo es destacable que la intención de Alfonso Cuarón siempre fue contar la historia de una clase olvidada, invisible, insignificante y que a todas luces él logra hacer un gran homenaje a ese oficio tan delicado, que ha levantado a tantos hombres y mujeres en nuestro país.

Cleo es solo una pincelada, de las muchas historias que hay en torno a este oficio, digno, orgulloso y tan marginado, que hoy podemos calificar que atrás de cada familia mexicana de clase media y aún en las frontera sur de estados unidos, estos personajes son pilares, que permiten el desarrollo formativo de nuestra cultura y sostén de muchos niños, jóvenes y ancianos que sin el apoyo de estos personajes no existiría la armonía de nuestros hogares.

Alfonso Cuarón, narró una historia como muchas que existe en nuestro país, donde el sentido que tiene es la sensibilidad de lo que pasa en cada casa, en cada hogar de una familia donde se cuenta con el respaldo de una figura que no se reduce a una simple empleada doméstica.

Las miles de historias que existen de una persona que se vuelve parte exclusiva de nuestra intimidad, de nuestra confianza, de nuestra esencia, son personajes insignificantes para el mundo pero trascendentes en nuestras vidas, sin ellas no existiría armonía en nuestras casas, limpieza, orden, comida, esencia en nuestra intimidad, por ello son personas anónimas, secretas, confidentes, nuestras almas gemelas, con quien nos podemos desquitar por nuestras frustraciones e incompetencias, pero con una fidelidad a prueba de un amor secreto e indispensable.

Ahí radica el éxito de esta historia, que cuando se ve de primera vez, nos parece sin sentido, sin fondo, sin chiste, pero en un análisis reflexivo este nos da una sacudida, porque el personaje principal es nuestra mano derecha; de un hogar bien consolidado, pero que no vemos ni tomamos en cuenta más allá de nuestro propio hogar, ese es el corazón de la historia.

Ellas también tienen vida, tienen su propia historia, su propia angustia, y nosotros somos ese soporte que en momentos difíciles somos capaces de pelear por estas personas que finalmente son parte de nuestras vidas, por eso trasciende esta película, porque alguien como Cuarón conto su vida y llego a Hollywood para destacar la importancia de un personaje tan relegado y sin aparente importancia en la vida cotidiana.

Es por ello que Yalitza Aparicio maestra de Tlaxiaco, Oaxaca que llega a un casting para una película del director mexicano Alfonso Cuarón, jamás se imaginó la trascendencia del papel de una empleada doméstica fuera a cambiar su vida, ella es la verdadera ganadora de la película, más allá de que la Academia no le otorgara el Oscar a la mejor actriz, ella ya fue nominada, ella ya entra al grupo selecto de Hollywood de mejores actrices del mundo, pero quiero destacar que ella no fue la primera actriz en ser nominada en un papel de doméstica,Adriana Barraza fue nominada por su interpretación de Amelia la muchacha que cuidaba los hijos del matrimonio que tenía un problemón en el medio oriente por una bala perdida y nos referimos a la película “Babel” de González Iñarritu, ahí también se toca el papel de una empleada doméstica, que destaca lo que hemos expuesto en este trabajo, la confianza, la importancia y el celo de cuidar hijos que no son suyos, pero que son relevantes en la intimidad de toda familia.

Yalitza Aparicio ha sido la gran ganadora, que ha hecho comerse un sapo a tantas actrices que han destacado más por su belleza que por su talento, por fotografiar bien, que por sus dotes histriónicos.

Yalitza Aparicio simplemente se dejó dirigir, se dejó guiar, con humildad y sencillez plasmó la médula de una clase olvidada e invisible para esta sociedad, que sólo sigue viendo castas, abolengos, árboles genealógicos que al final del camino no sirven para nada, ella llamo la atención del mundo y está cambiando los paradigmas de la belleza, donde hoy vemos que esta mujer gusta a hombres de otras latitudes y hoy puede codearse con grandes actores y actrices con la belleza de la raza más pura de nuestro país, es por ello que trasciende en las portadas de revistas de moda, no debemos olvidar que la belleza es muy subjetiva para cada persona los patrones de belleza cambian en base a su perspectiva.

A muchos les disgusta el éxito de Yalitza sobre todo en nuestro país que al acabarse los argumentos empiezan las descalificaciones pero ella representa a millones de mujeres de la raza de bronce de este país, que para la clase sofisticada de México que buscamos patrones anglosajones, ella no merece atreverse a romper con esos estereotipos de lo que la publicidad y la televisión nos han vendido como patrón de belleza y para ello no duden que pueda ser la próxima portada de los libros de texto como nuestra próxima Madre Patria, cuyo parecido es indiscutible y aclaro no lo digo de manera despectiva sino que ella merece eso y más es una ganadora orgullosamente mexicana.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

10
Compartir