Es un “complot”

El obús lanzado este lunes por los partidos Acción Nacional y de la Revolución Democrática en medio de la guerra de la filtración de grabaciones -ilegales, hay que señalarlo siempre-, pegó en el núcleo de una estrategia de la que ya habíamos hablado antes: la alianza, al menos de facto, entre el lopezobradorismo y el régimen priista en Veracruz.

En la grabación presentada este lunes, se escucha al secretario del Trabajo y Previsión Social estatal, Gabriel Deantes Ramos, hablar abiertamente de la estrategia del gobierno para hacer crecer al Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) en la entidad y con ello, quitarle los votos de los simpatizantes de izquierda al PRD, que postuló en alianza con el PAN a Miguel Ángel Yunes Linares.

“Vamos a aliarnos un poquito a Morena y a darle posiciones a Morena en el acuerdo con Andrés Manuel, para ya a los traidores del PRD, que ya traicionaron, abrirlos, y ahora sí, te vas a quedar sin un peso, los vamos a fiscalizar, los vamos a traer a puro vergazo, y ahora sí va a saber el PRD lo que es estar como partido, solito”, dice Deantes Ramos, quien ha sido durante todo el sexenio el principal operador electoral del régimen. El “mapache” mayor de Javier Duarte.

Ya se había señalado en éste y otros espacios de análisis la manera como Andrés Manuel López Obrador se ha presentado en las campañas a la gubernatura de Veracruz, atacando virulentamente al candidato del PAN-PRD e ignorando al del PRI, y apenas lanzando tibias críticas al fidelismo-duartista.

Más allá de la intencionalidad propagandística de la difusión de este audio por parte de las dirigencias partidistas mencionadas, es un hecho que una de las “movidas” de los operadores políticos del gobierno ha sido permitir e incluso alentar el crecimiento de Morena y de su candidato a la gubernatura, Cuitláhuac García Jiménez.

Los propios priistas lo manifiestan abiertamente cuando tocan el tema. O más bien, lo manifestaron hasta que el abanderado lopezobradorista comenzó a subir en las encuestas “más de la cuenta”, al punto que se ha colocado en una posición de real competencia por la gubernatura, mientras que los candidatos de Morena a las diputaciones locales ya se convirtieron en una seria amenaza para el PRI y sus aliados.

Pensar que Andrés Manuel López Obrador es incapaz de sostener acuerdos y signar pactos de conveniencia con sus aparentes adversarios, es no saber cómo se hace política en este país. Pero suponiendo sin conceder que el lopezobradorismo no haya pactado con el gobierno de Javier Duarte -como juran y perjuran a “ojos cerrados” sus dirigentes y simpatizantes-, es irrebatible que el régimen lo ha utilizado como ariete para golpear a su más odiado adversario, y tanto López Obrador como Cuitláhuac García se han prestado a ese juego. Al menos, han actuado en función de ese mismo objetivo para su propio beneficio.

Y tan real es la grabación de Deantes Ramos, que su primo el coordinador de Comunicación Social estatal, Alberto Silva Ramos, salió a justificar que los políticos “hacen análisis”, y que mientras no haya recursos públicos de por medio, “no hay falta”.

Quien crea en la “pureza” de los políticos, llámense como se llamen, es verdaderamente ingenuo. O fanático.

Por: Aurelio Contreras Moreno / “Rúbrica”

00
Compartir