Estábamos mejor cuando estábamos peor

Muchos veracruzanos se fueron con la finta; a fines del 2010, algunos creyeron que el salvador del desastre ocasionado por Fidel Herrara Beltrán llegaba a su fin con la llegada a la administración estatal de Javier Duarte de Ochoa. Se llegó a pensar que los secuestros, el despilfarro, las obras inconclusas, los levantones y los asesinatos a periodistas terminarían con un gobernador honesto y preocupado por los veracruzanos. Triste desilusión, se llegó a olvidar por un momento que uno de los principales causantes de este despilfarro económico fue ocasionado precisamente por el exsecretario de finanzas de Fidel; a él le debemos esa estrategia financiera llamada bursatilización, que no es más que otra gran deuda que nos tiene vendidos por los próximos 30 años; también a Duarte le debemos el manoseo de recursos federales etiquetados y utilizados como caja chica de muchos de los funcionario de su gabinete, y que se evidencia con las crisis en muchas instituciones, como la que se vive en la Universidad Veracruzana y que ha generado malestar entre la población. No cabe duda que es cierto el dicho de los abuelos: «Estábamos mejor cuando estábamos peor».

Libertad Bajo Palabra

00
Compartir