Estalla rebelión contra la 4T en el norte de Veracruz

  • El pueblo “Bronco” ha despertado y están bloqueando carreteras
  • Damnificados fueron traicionados por los gobiernos de Morena
  • Cuitláhuac y AMLO no supieron manejar la emergencia y apoyos

Por Ángel Álvaro Peña

La rebelión del “pueblo bueno” ha iniciado. Miles de damnificados del huracán “Grace” realizan bloqueos carreteros, toma de oficinas gubernamentales y hasta puentes federales. Todos protestan por el engaño, el fraude y la deshonestidad del gobierno de la 4T en la entrega de apoyos.

El levantamiento social en municipios del norte de Veracruz, contra los gobiernos de Cuitláhuac García Jiménez y López Obrador, se recrudeció en las últimas horas y tan solo ayer cientos de familias bloquearon dos accesos a Poza Rica y la carretera México-Tuxpan.

También se bloqueó la carretera Poza Rica-Cazones, que se suma al cierre de la carretera Papantla-Gutiérrez Zamora y el entronque de la autopista Tihuatlán-Totomoxtle. 

Este miércoles será cerrado el puente Tuxpan, igual, para protestar contra el gobierno y su forma selectiva y partidista de entregar la ayuda.

El gobierno federal prometió ayudar a todos los damnificados, pero el recurso que se destinó para la reconstrucción terminó en manos equivocadas y en bolsillos de militantes de Morena que ni siquiera entraban en el programa.

La revuelta inició en Papantla, que posiblemente es el municipio con más gente pobre damnificada. Los funcionarios y encargados del censo se quisieron pasar de listos y al final se toparon con pared. 

Desde las primeras semanas, los papantecos denunciaron que no todos fueron censados y cuando llegó el dinero ($35,000.00 por persona), los empleados de Bienestar lo entregaron a quienes quisieron.

Fue tal la presión que hicieron que el gobierno federal ha anunciado que el próximo miércoles se instalarán mesas para atender a los damnificados que no fueron registrados. Si se tratase de un engaño más de la 4T, no me queda la menor duda que el pueblo tomará represalias.

El gobernador Cuitláhuac ha querido evadir su responsabilidad en el tema de la entrega de apoyos y prácticamente le aventó la papa caliente a Manuel Huerta y a Bienestar.

El escándalo del desvío de los apoyos a los damnificados y la falta de ayuda en zonas devastadas por el huracán “Grace”, ya es escándalo nacional y prueba de ello es que el Senado de la República aprobó un punto de acuerdo -presentado por Indira Rosales San Román-, para que se entreguen los apoyos a las familias damnificadas de Veracruz.

Pero las protestas ya no solo se centran en Papantla y Poza Rica, también hay movilizaciones sociales en Coatzintla, Tihuatlán, Tuxpan, Zamora y municipios de la Sierra del Totonacapan. Los emisarios de la 4T se metieron con la gente equivocada y despertaron al pueblo “bronco”.

Muy a su estilo, Cuitláhuac intenta desvirtuar estas protestas asegurando que detrás están “lidercillos”. La realidad es que los ciudadanos del norte de Veracruz ya descubrieron que el gobierno de Morena ha traicionado al pueblo, y esto es gravísimo.

Los miles de damnificados -en cuando menos 60 municipios- se sienten traicionados y decepcionados del gobierno de AMLO y Cuitláhuac, porque prácticamente les dieron la espalda en el peor momento. Muchos no salen a protestar, pero el rencor es evidente.

Hay comunidades a las que no les llevaron ni una sola despensa y mucho menos fueron censadas para entregarles ayuda económica. Sus habitantes se preguntan ¿Por qué? Tristemente han descubierto que la famosa frase de “primero el pueblo”, solo fue un slogan de campaña.

El gobierno del presidente López Obrador intentó sacar provecho político del desastre del huracán “Grace” entregando apoyos económicos, pero sus operadores en Veracruz echaron todo a perder. 

Lo que debía ser una operación sencilla para aumentar los bonos del presidente y subirlo a nivel “Dios”, ha terminado en una revuelta social que tendrá un costo político para Morena.

Para apaciguar a la gente inconforme, el gobierno deberá desembolsar 3 veces más recursos de lo que contempló inicialmente, porque ahora todos quieren apoyo. Si no les dan a todos, el polvorín habrá de estallar.

Sin duda, los operadores de Morena deberían de pedir asesoría a los priistas, para que aprendan a cómo manejar una emergencia y como distribuir ayuda. 

No habrá que olvidar que hoy se cumple un mes desde que impactó el huracán y no han entregado todos los apoyos. Se pasan de indolentes….

 

00
Compartir