Estudian remover a Javier Duarte

El mando político del país está alarmado por la situación político-electoral de Veracruz y Oaxaca.

Sobre todo en Veracruz.

Tanta preocupación ha pasado a una siguiente etapa: ¿qué hacer con el gobernador Javier Duarte para atemperar las pasiones en aquella entidad del Golfo de México?

Y por el ánimo observado, no se sorprenda usted si en días –digamos cinco–, se decide actuar para intentar recuperar la gobernabilidad, fortalecer la seguridad pública y garantizar elecciones pacíficas.

Ya se verá cómo se actúa.

Los escenarios bajo análisis son variados:

El menor podría ser un llamado a cuentas para evitar torpedeo en las campañas, habida cuenta de su animadversión con el priista Héctor Yunes y los escándalos previsibles del panista Miguel Ángel Yunes.

Una intermedia sería pedirle amablemente organizar su salida con algunas consideraciones, equivalentes a poner un interino cercano, no ser perseguido por sus estelas de deuda, inseguridad, arbitrariedad y persecución de opositores.

Y la última, la más extrema, sería enfermarlo bajo amenaza de un proceso por las denuncias en su contra.

Ninguna de esas vías es deseable para un gobernador en problemas.

Días difíciles para Javier Duarte

Por: José Ureña/ “Teléfono Rojo”

00
Compartir