Exhibe CONEVAL al duartismo

Hay en el país, según el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social, once millones 442 mil 300 personas que todos los días sólo hacen una o dos comidas, mal comidas, al día.

Y por tanto, se declaran en pobreza extrema, el concepto esotérico creado por los sociólogos oficiales para enmascarar lo que en términos reales, concretos y específicos se llama miseria.

Los miserables, de Víctor Hugo.

Los precaristas, de Oscar Lewis.

Los desheredados de la fortuna, de Albert Camus.

Los olvidados, de Luis Buñuel.

Según el CONEVAL, al que ahora la elite priista sataniza exigiendo revelar su metodología (pobre Rosario Robles Berlanga), los gobernadores que llevaron a su pueblo a la miseria de los años 2012 a 2014 son los siguientes:

Chiapas: un millón 654 mil 400 personas.

Veracruz: un millón 370 mil 500 personas.

Estado de México: un millón 206 mil 900 personas.

Oaxaca: un millón 130 mil 300 personas.

Puebla: 991 mil 300 personas.

Guerrero: 868 mil cien personas.

Michoacán: 641 mil 900 personas.

Hidalgo: 350 mil 500 personas.

Guanajuato: 317 mil 600 personas.

Puebla: 991 mil 300 personas.

Tabasco: 260 mil 300 personas.

San Luis Potosí: 258 mil 500 personas.

Yucatán: 223 mil 200 personas.

Chihuahua: 200 mil 300 personas.

Sinaloa: 155 mil 800 personas.

Morelos: 149 mil 300 personas.

Coahuila: 109 mil 700 personas.

Campeche: 99 mil 200 personas.

Baja California Sur: 29 mil 500 personas.

Claro, falta contabilizar el número de personas en la pobreza, digamos, convencional.

Pero, bueno, mirar a Veracruz en segundo lugar nacional de pobreza extrema, estado pródigo en recursos naturales, donde hay una elite priista encaramada en el poder sexenal cuyo lema universal es que aquí no pasa nada y cuando como nunca antes existe una altísima creación de empleos y una insólita inversión extranjera (¡oh Odebrecht con tu presidente en la cárcel brasileña!), significa que CONEVAL ha desnudado por completo al duartismo y le ha quitado la escafandra de su reality-show.

Lástima el desencanto con la joven generación política en el poder sexenal cuando, caray, resulta imperdonable que un millón 370 mil 500 personas sólo hagan en Veracruz una o dos comidas, y mal comidas, debido a un montón de factores internos y externos; pero más a una fallida política económica y laboral, a cargo de los señores secretarios Érik Porres Blesa y Gabriel Deantes Ramos.

POR QUÉ VERACRUZ SIGUE JODIÉNDOSE

Más desencanto, porque como dice el maestro Carlos Ronzón Verónica, Veracruz quedó en segundo lugar después de la Chiapas de Manuel Velasco Coello, y encima del estado de México del otro presidenciable, Eruviel Ávila.

Por encima de Oaxaca con tantos problemas ancestrales, tan viejos como la historia de Benito Juárez, y tan nuevos con un Gabino Cué prisionero que ha sido de la CNTE.

Y por encima de Puebla, Guerrero, Michoacán e Hidalgo, lo que evidencia la estatura enana en la visión de Estado.

Entonces, una vez más habría de preguntarse en qué momento se jodió Veracruz y por qué sigue jodiéndose a la fecha.

Y es que, bueno, están canijas las cornadas que da el hambre, pues cualquiera se pondría a rezar para que los indígenas soñaran con salir algún día de la pobreza luego de 500 años de miseria, aun cuando CONEVAL ha enmarcado que los municipios con mayor número de miserables son Veracruz, Xalapa y Poza Rica.

Es decir, la capital de la alegría, la sede de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, y la sede de la industria petrolera.

Lo peor del asunto es que a partir del año 2012, la nave duartista volando en todo su esplendor, a la fecha, en Veracruz han aparecido 200 mil pobres más.

Y lo catastrófico: mientras los gobernadores de otros estados están disminuyendo la pobreza y la miseria, en el territorio jarocho va creciendo, imparable, como un tsunami depredador.

Por eso, incluso, tanta migración a la ciudad de México, a la frontera norte, en el Valle de San Quintín, por ejemplo, donde hay 80 mil jornaleros agrícolas, de los cuales el 11.6 por ciento son originarios de Veracruz, y a Estados Unidos.

Bueno, para acabar pronto, Veracruz convertido en el primer lugar nacional en producción y exportación de trabajadoras sexuales, que han debido vender su cuerpo, su cuerpo como una mercancía, para llevar el itacate a casa.

Por eso resulta inadmisible el Veracruz que el señor Javier Duarte y su gabinete legal y ampliado está dejando para la siguiente generación y cuyo lastre todo mundo conoce.

PAGOS PENDIENTES…

Y a propósito, mañana jueves es día de pago.

Por lo tanto es válido preguntar si el DIF estatal pagará los 300 millones de pesos que adeuda a los 40 mil seniles inscritos en su programa alimentario a quienes adeudan desde hace diez meses los 833 pesos mensuales que les dan para comer y cubrir la consulta médica y comprar medicinas.

Y si la Secretaría de Finanzas y Planeación pagará a los deportistas a quienes adeudan 18 millones de pesos desde hace seis meses y a quienes entregan becas de 500 pesos.

Y si la SEFIPLAN y el IPE, Instituto de Pensiones del Estado, pagarán con cheques de hule la pensión mensual como estilan.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir