Exhorta CIDH reparar abusos policiacos de tiempos de Yunes Linares

El Gobierno del Estado de Veracruz deberá emplear recursos públicos para indemnizar a las familias de dos campesinos que fueron levantados, torturados y asesinados en 1994 en el municipio de Ixhuatlán de Madero, por policías estatales, época en la que Patricio Chirinos Calero gobernaba la Entidad; Miguel Ángel Yunes Linares era secretario de Gobierno y Juan Herrera Marín era director de Seguridad Pública.

Así lo resolvió la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) el 5 de mayo de 1998, en su Informe de Fondo 1/98, al considerar que “el estado mexicano es responsable de la violación del derecho a las garantías judiciales, a la protección judicial, a la vida, a la integridad personal y a la libertad personal, de conformidad con los artículos 4, 5, 7, 8 y 25 de la Convención Americana, por los hechos ocurridos el 8 de septiembre de 1994, en la comunidad de Plan de Encinal”, municipio de Ixhuatlán de Madero, en la Huasteca Veracruzana.

Según la denuncia presentada ante la CIDH el 8 de septiembre de 1994, aproximadamente a las 7 de la mañana, un número no determinado de policías judiciales del Estado de Veracruz y pistoleros al servicio del cacique y ex presidente municipal de Ixhuatlán de Madero, Tranquilino Hernández, llegaron a la comunidad de Plan del Encinal, allanaron las casas destruyendo cuanto encontraban a su paso e hirieron con arma de fuego a Rolando Hernández Hernández y Atanasio Hernández Hernández, de 17 y 28 años respectivamente, a quienes se llevaron amarrados, cuando los policías se retiraron de la comunidad.

El día 12 del mismo mes y año, fueron encontrados los cuerpos de ambos, por miembros de la comunidad de Cantollano, en el río Chiflón, 8 kilómetros debajo de donde sucedieron los hechos, con muestras claras de tortura.

El 20 de octubre de 1995, Darío Arteaga Pérez, agente municipal de Plan del Encinal; el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez, A.C., y el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL), presentaron una denuncia por estos hechos ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Se generó desde entonces una secuela procedimental, tal como se estila en estos casos, durante los años siguientes, 1996, 1997, 1998 y, en este último, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos reiteró sus recomendaciones al Estado Mexicano para que complete una investigación seria, imparcial y afectiva de los hechos denunciados y ejerza las acciones penales correspondientes; repare mediante indemnización a los familiares de las víctimas; y adopte medidas para reglamentar el artículo 21 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, a fin de hacer efectivas las garantías judiciales y de protección judicial, consagradas en los artículos 8 y 25 de la Convención Americana sobre Derechos Humanos.

Los requerimientos, solicitudes de informes y conminaciones continuaron en los siguientes años de 2002, 2003, 2004, 2006, etcétera.

Todo lo anterior es explicado mediante el oficio número 01453 dirigido al entonces procurador de Justicia de Veracruz, hoy fiscal, Luis Ángel Bravo Contreras, emitido por el director general de Derechos Humanos y Democracia de la Secretaría de Relaciones Exteriores, Alejandro Alday, con fecha 24 de marzo de 2015, hace casi un año, sin que el Gobierno veracruzano haya resuelto favorablemente tal asunto hasta la fecha.

Cabe reiterar que el secretario de Gobierno del Estado en el tiempo en que ocurrió tal violación era el hoy candidato a la gubernatura del Estado, Miguel Ángel Yunes Linares, quien ha hecho constantes pronunciamientos criticando la política de seguridad pública del presente régimen.

Apenas el 1º de marzo expresó: “Las familias veracruzanas no tenemos que vivir con el temor de ser víctimas de la delincuencia, de la cual la policía es cómplice, como quedó acreditado en el caso de Tierra Blanca. Dar seguridad a los veracruzanos será mi prioridad. Rescataremos la tranquilidad de las familias, la esperanza, la alegría y el orgullo que tanto anhelamos”.

Sociedad 3.0

00
Compartir