Extesorero de Duarte acusado de corrupción mantiene fuero como diputado gracias al voto del PRI

Legisladores del PAN y el PRD acusaron que, al no aprobar el desafuero, el caso de Tarek y su presunta responsabilidad en hechos de corrupción queda “en el limbo” y en la impunidad.

La sección instructora de la Cámara de Diputados decidió congelar la solicitud de desafuero del diputado veracruzano priista Tarek Abdalá, acusado de complicidad en el desvío de recursos de Javier Duarte.

Los diputados del PRI que integran esta sección decidieron no presentar ni siquiera el dictamen de desafuero para que se votara, con el argumento de que no había condiciones.

De esta forma, Tarek Abdalá conserva su fuero y no podrá ser detenido por la Fiscalía de Veracruz, que lo acusa de desviar fondos públicos por un monto de 23 mil 156 millones de pesos.

 “No es procedente emitir dictamen en ningún sentido, y por eso propongo aplazarlo”, dijo el presidente de la sección instructora, el priista Ricardo Ramírez.

El diputado acusó que el fiscal de Veracruz, Jorge Winkler, “obstruyó la acción de la justicia, al ocultar y distorsionar la información que tenía sobre un amparo que protegía al diputado Antonio Tarek Abdala de la acción de la justicia”.

Dicho “desorden judicial”, agregó Ramírez, genera “condiciones no favorables a la emisión de un dictamen en ningún sentido por parte de este órgano jurisdiccional del Poder Legislativo”.

Legisladores del PAN y el PRD, en tanto, acusaron que con esto el caso queda “en el limbo” y en la impunidad, ya que no será discutido en el pleno y de momento no procederá la solicitud de desafuero que hizo la Fiscalía de Veracruz.

 La sección instructora está integrada por dos diputados priistas (Ricardo Ramírez y Sandra Méndez), uno del PAN (Juan Pablo Piña) y otro del PRD (Omar Ortega).

La Fiscalía de Veracruz solicitó desde enero que se le retire el fuero a Antonio Tarek, para poder investigarlo y sancionarlo por su presunta responsabilidad en el desvío de millones de pesos del erario veracruzano, esto durante el gobierno de Javier Duarte, encarcelado en Guatemala.

Tarek fue tesorero de la Secretaría de Finanzas de Veracruz, dependencia que autorizó partidas presupuestales para pagar contratos a la red de empresas fantasma de Duarte.

La firma de Tarek apareció en un desplegado fechado el 22 de septiembre pasado, en el que varios legisladores federales de Veracruz pidieron al presidente del PRI, Enrique Ochoa, que no se sancionara a Duarte.

En noviembre pasado, la Contraloría de Veracruz  lo sancionó con una inhabilitación durante 10 años del servicio público.

La solicitud de desafuero de la Fiscalía de Veracruz es para investigarlo y que responda sobre su presunta relación con el desvío de recursos, entre otras instancias del Seguro Popular.

En noviembre pasado, el diputado Abdalá reconoció que más de 300  millones de pesos de un subsidio federal de salud se canalizaron para otras “prioridades” de la administración estatal, pero sostuvo que  solo cumplía con una política de gasto establecida por el gobierno veracruzano.

Animal Político

00
Compartir