Extorsión telefónica en Veracruz, Nuevos carteles en tierra jarocha

•Hasta el obispo fue amenazado

I

En el transcurso del día lunes 16 de marzo, trece veces llamaron al teléfono celular de una amiga.

Ella siguió la pista a las llamadas telefónicas y proceden de los estados de Michoacán, Chiapas, estado de México, Coahuila y Tamaulipas, con sede en Nuevo Laredo y Reynosa.

Hace un mes fue la primera vez que también en un día le llamaron diez ocasiones.

Y en todas, la misma característica, es decir, intento de extorsión.

Es el Veracruz que se vive y padece.

El Veracruz donde “no pasa naaada”.

¿Alguien por ahí sostuvo contra viento y marea que las extorsiones habían desaparecido?

Sí, claro.

Primero fue el gobernador.

Luego el secretario de Seguridad Pública.

Después el Fiscal General de nueve años, tiempo aquel cuando, incluso, como procurador de Justicia, aseguró al mundo que “apenas tomé posesión los carteles y cartelitos salieron huyendo de Veracruz a las regiones montañosas de otros estados”.

¡Ah!

Así hemos vivido los últimos cuatro años con tres meses y medio.

La vida cotidiana, prendida de alfileres.

Pero, bueno, nomás para refrescar la memoria habría de reproducir el mapa delictivo del país dado a conocer por la Procuraduría General de Justicia de la nación.

II

Según el Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate a la Delincuencia, CENAPI, publicado en La Jornada, 16 de marzo, 2015, Gustavo Castillo García, el cártel del Golfo opera en las siguientes entidades federativas: Guerrero, San Luis Potosí, Quintana Roo, Tamaulipas, Oaxaca y Veracruz.

“Esta organización criminal cuenta con el apoyo de trece células delictivas:

Los metros, Los rojos, La coste, Grupo dragones, Grupo bravo, Grupo pumas, Grupo de apoyo ceros, M3, Los freitas, Los sierra, Los panteros, Ciclones y Los Pelones”.

Pero Los Zetas también operan Veracruz como afirmaba Jesús Murillo Karam, y por ahora la PGR de Arely Gómez, la hermana del vicepresidente de Información de Televisa Leopoldo Gómez, dice que los señores de la llamada Última letra se han concentrado en los estados de Coahuila, Nuevo León, Tamaulipas, Tabasco y Guanajuato.

Según la PGR, algunas células de Los Zetas han desaparecido, entre ellas, las siguientes: Los talibnes, Los legionarios y Los hijos del diablo.

Pero, en contraparte, surgieron otras células, a saber, las siguientes: Sangre zeta, Grupo operativo zetas, Comando zetas, El círculo, El Extranjero, Unidad zetas, Néstor Lima, Grupo delta zeta, Los Negros y Fuerzas Especiales zetas.

Según el reportaje de La jornada, el cartel Jalisco Nueva Generación, ”grupo que ha avanzado hacia entidades en que antes operaban los cárteles de Sinaloa y Los caballeros templarios, ahora tiene presencia en Jalisco, Colima, Michoacán, Guanajuato, Nayarit, Guerrero, Morelos, el Distrito Federal y… Veracruz.

III

Claro, la chamba entre los carteles está diversificada.

Unos se dedican al trasiego de drogas y armas.

Otros, al secuestro, desaparición y ejecución.

Otros más, al tráfico de migrantes.

Otros, a las fosas clandestinas.

Otros, a los secuestros exprés.

Otros, a la extorsión telefónica, incluso, desde el interior de los reclusorios del país donde están presos.

Nada fácil sería que las llamadas a la amiga realizadas por teléfono para la extorsión…procedan de penales.

Claro, y luego de que, además, el obispo de la diócesis de Veracruz ha revelado que también le han llamado por teléfono para la amenaza y la extorsión, el gobierno jarocho pudiera repetir la frase célebre de Miguel Alemán Velasco: “A todos nos han amenazado”.

Así, y como en aquel tiempo, borrón y cuenta nueva.

IV

Según la PGR, el cartel Jalisco Nueva Generación, que también está operando en Veracruz, es ahora el más poderoso.

Y el más poderoso cuando, por ejemplo, hacia los años 90 del siglo pasado los hermanos Arellano Félix eran la mayor organización criminal del país, con presencia en 17 estados, y ahora sólo opera en Baja California.

La familia michoacana, que antes contaba con seis grupos de sicarios a su servicio, ahora sólo le quedan dos: La nueva empresa, integrada con desertores del cartel de los Beltrán, y La empresa.

V

Pero, bueno, el anuncio oficial aconseja que si una persona contesta el teléfono y de inmediato le echan la versión de un familiar secuestrado, por ejemplo, de inmediato cuelgue el aparato y cheque con su familiar si está vivo y sano.

Lo mejor, dicen los que saben, es colgar el teléfono, antes, mucho antes de caer en la zozobra y la incertidumbre.

Ojalá y si pudiera; pero de que pudren la vida… la pudren.

Es el Veracruz del “no pasa naaada”.

POSDATA: La población de Veracruz vive un infierno por culpa de la inseguridad en todas sus modalidades y, no obstante, ningún secretario del gabinete duartista, ningún diputado local ni federal, ningún partido político, habla del asunto… Peor tantito: ninguno se ocupa para combatir a los malandros y, por tanto, el miedo, el terror y el horror se multiplican en la vida cotidiana… Diríase, incluso, que gracias a Javier Duarte tal cual hemos aprendido a vivir…

Por: Luis Velázquez

00
Compartir