Falta de Operación Política, talón de Aquiles del gobierno de la Cuarta Transformación en Veracruz; prevén cambios inminentes.

A propósito de la versión de que un equipo especial del Gobierno de la República estuvo hace unas semanas en Veracruz para evaluar el desempeño de los secretarios del Gabinete estatal, cuyo informe le habría sido entregado en sus manos al Presidente Andrés Manuel López Obrador al término de su reciente visita al sur de la entidad, ha trascendido que uno de los puntos neurálgicos de la administración estatal tiene que ver con el área de la operación política, donde la falta de eficacia en la interlocución con los grupos políticos y sociales, y el aumento de la conflictividad en los últimos meses, se han convertido en un talón de Aquiles y tendría que ver con intereses ajenos a la Cuarta Transformación. Y en ese sentido, hay quienes dicen que sólo habría que recordar que la principal asesora de marketing político del cuarto de guerra del ex presidente Enrique Peña Nieto en las campañas priistas de varios estados del país, la académica del ITAM, Gisela Rubach Lueters – de apellidos alemanes, pero al parecer originaria de Veracruz – tiene sus tentáculos metidos hasta la cocina en la oficina del Secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros Burgos, a través de su director de Política Regional, Salvador Patricio Villar, un joven huatusqueño sin oficio ni preparación políticos para fungir como interlocutor del gobierno ni resolver los problemas, pero que ha resultado un auténtico caballo de Troya, dada su cercanía a los usos y costumbres del pasado, al igual que parte de su equipo, donde hasta hace unos meses se desempeñaba como asistente del ex candidato a la gubernatura Héctor Yunes Landa. Prueba de lo anterior, es que entre los incondicionales de Patricio Villar, se encuentra la representante del Gobierno del Estado en Xalapa, Julia Hernández Ortiz, ex precandidata de PRI a la alcaldía de Catemaco en el reciente proceso electoral municipal de 2017, quien durante la administración de Javier Duarte de Ochoa era la encargada de la distribución de despensas en la Secretaría de Protección Civil, y quien, además, en un salto de trapecio propio de ese grupo de jóvenes, en las elecciones de 2018 se desempeñó como secretaria particular del candidato de la Coalición PAN-PRD-MC, a la diputación federal por el Distrito de Los Tuxtlas, Rafael Fararoni Mortera. Y ahora resulta que con esos antecedentes, de un priismo recalcitrante y el presunto madrinazgo de la asesora de marketing político de Peña Nieto, ha trascendido que el bisoño Director de Política Regional se anda saltando las trancas de Eric Patrocinio y se promueve como aspirante a la Jefatura de la Oficina del Gobernador, que dejó vacante el actual Jefe de Asesores, Esteban Ramírez Zepeta, lo que prácticamente sería poner la Iglesia en manos de Lutero. Por eso afirman que luego del informe entregado al Presidente, son inminentes los cambios en esa área de la administración estatal, pues se trata de funcionarios que no solo no le han aportado nada políticamente al gobierno de la Cuarta Transformación, sino que, además de responder a intereses ajenos, no entendieron el papel que les correspondía en un gobierno que necesita de resultados concretos. Así las cosas.

Por Gobernantes.com

00
Compartir