Familiares del periodista Armando Saldaña pide justicia en Xalapa; no fueron recibidos por Duarte

Xalapa, Ver.

“Armando Saldaña era veracruzano, no oaxaqueño, pedimos justicia… El gobernador nos ha dejado solos completamente, le pedimos que esclarezca este homicidio”, señalaron familiares del periodista asesinado, esta mañana a fuera de palacio de gobierno quienes pidieron audiencia con el gobernador pero nadie los recibió.

Hasta el momento las autoridades veracruzanas han hecho oídos sordos al asesinato del periodista Armando Saldaña, el doceavo periodista veracruzano asesinado, expresó la familia del comunicador asesinado el domingo pasado en los límites de Veracruz y Oaxaca.

“Es la hora que no hay nada, ni los resultados de necropsia… Le decimos al señor gobernador que Armando Saldaña era veracruzano cien por ciento, y nos ha dejado solos. ¿Dónde está el señor gobernador? Pedimos que se haga justicia… Tenemos miedo, tenemos dolor, tenemos mucha rabia”, expresó María Isabel Jasso Aguilar, viuda de Armando Saldaña.

Ni el estado de Veracruz ni el estado de Oaxaca han dado respuesta a la familia de Armando Saldaña respecto a su asesinato, acusaron.

“Nadie, absolutamente nadie ha acudido, nadie, ni las autoridades municipales ni la presidenta de Cosolapa ni de Tezonapa, ni el gobernador de Veracruz ni el fiscal de Veracruz ni de Oaxaca, nadie… Sólo la empresa donde trabajaba mi esposo es la única que nos ha dado apoyo”.

María Isabel narró que la noche del sábado su esposo, locutor de la K-Buena, compró botanas para ver una pelea de box por televisión y estar en familia. El domingo salió de su casa entre diez treinta y once de la mañana. No lo volvieron a ver vivo.

“Salió a un evento y quedó en hablarme en la tarde porque íbamos a ir a ver a un hijo… De ahí el lunes recibimos una llamada, que había un cuerpo”.

El cuerpo de Armando Saldaña fue hallado el pasado lunes en Cosolapa, límite entre Oaxaca y Veracruz.

“Una calle divide a los estados ahí, y entonces se echan la bolita uno al otro y nadie está investigando la muerte de mi padre”, expuso Cristina Saldaña Jasso, una de las hijas de Armando.

“Nadie nos ha dicho con certeza la causa de la muerte de mi padre, dicen que fue traumatismo cráneo-encefálico, eso es mentira, lo dejaron muy mal, le destrozaron el cráneo, le quebraron los pies… No sé cómo rayos dicen que le hicieron la necropsia si no había ni un triste foco ahí”.

Con cartulinas y con la pena moral que les embarga, una de las hijas, la hermana y la ahora viuda de Armando, llegaron a Palacio de Gobierno del Estado de Veracruz, al medio día de este viernes. Ahí se pararon, afuera de una de las entradas principales, para pedir una audiencia, una llamada con el gobernador o el funcionario, para que les dijeran que van a hacer algo para esclarecer el crimen, pero no había nadie que pudiera atenderlos, informaron los trabajadores de gobierno.

“No hemos tenido ni una llamada ni un mensaje aunque sea hipócrita del gobernador, del secretario, del fiscal, de nadie. No les ha importado la muerte de mi padre”, lamentó Cristina.

La familia de Armando tiene miedo luego del violento asesinato del que fuera objeto el periodista, “claro que tenemos miedo, aunque nosotros nunca le hicimos daño a nadie, el gobierno nos ha dejado completamente solos”.

Con llanto, María Isabel, la viuda de Armando, recalcó que su esposo era un hombre de trabajo, “no había recibido amenazas, no tenía problemas con nadie”.

A pregunta de la prensa respecto a cuál podría haber sido el móvil del asesinato de Armando, María Isabel negó que sea cierta la versión trascendida respecto a que el periodista denunciaba en su programa de radio el robo de combustible mediante los llamados “chupaductos”.

“Eso no es cierto, yo soy su esposa, a mí me consta y yo les puedo jurar que él jamás habló de los chupaductos, él sólo tocaba temas políticos y deportes, tampoco le gustaba nada de nota policiaca… Lo que hablaba era sobre todo político, quizás por ahí estuvo la cosa, no sabemos”.

(Con información de Plumas Libres)

00
Compartir