Fayad se monta en el coronavirus

Oportunismo político

El mandatario estatal ahora busca la cercanía con el poder a través del coronavirus del que se dice contagiado 

Por Ángel Álvaro Peña

Todo empezó cuando el 18 de enero del año pasado, un grupo de personas resultó gravemente herido por una explosión ocurrida en el ducto Tuxpan-Tula, en Tlahuelilpan, Hidalgo, a 100 kilómetros de la Ciudad de México; arrojando casi un centenar de muertes.

Mientras las escenas de horror se repetían por todos los medios, el gobernador de la entidad, Omar Fayad no se separaba ni un centímetro del presidente de la República.

Seguramente el gobernador de Hidalgo había volteado a ver a su partido, el PRI, y sólo vio ruinas. De ahí que haya querido montarse no sólo en la figura de Andrés Manuel López Obrador, sino en la 4T, hacia donde pareciera dirigir sus pasos dentro de su carrera política.

Las apariciones en los medios eran compartidas entre el presidente de la República y el gobernador Omar Fayad. Tal vez así lo sugería el protocolo, pero Fayad en su afán por figurar como un personaje con vida política a pesar de ser priista, no durmió para lograr atraer la atención de los medios.

Debía borrar la mala imagen que tuvo en el pasado, sobre todo cuando trató de censurar el internet. Esto sucedió en octubre de 2015, cuando el hidalguense, entonces senador, presentó una iniciativa de Ley Federal para Prevenir y Sancionar los Delitos Informáticos, redactada junto con la Policía Federal.

Ante esta situación las críticas le llovieron al senador, no sólo por el contenido sino por su redacción que parecía elaborada por un niño de primaria, lo que habla de la poca educación del político.

En el artículo 3 fracción XX de su propuesta se usa el término “Terrorismo Informático” para sancionar “el uso de tecnologías de la información, comunicación e Internet con fines terroristas”.

Los artículos 22, 23 y 24 de la #LeyFayad establecen una serie de delitos denominados “Delitos contra la Divulgación Indebida de Información de Carácter Personal que amenazan el derecho a la libertad de expresión”. Esto impediría a cualquier persona o medio de comunicación divulgar información de interés público que sea “privada”, que no tenga “autorización” o “consentimiento de su dueño”.

Omar Fayad Meneses tiene mucho de policía y no niega su trayectoria dentro de la administración pública porque se desempeñó como Jefe de los Departamentos de Documentación Jurídica y Ejecutiva de la PGR, de 1985 a 1986; después fue Jefe del Departamento de Estudios Legislativos de la PGR de 1986 a 1987; luego fue subdirector de Estudios Legislativos de la PGR de 1987 a 1988; después subdirector de Docencia en el Instituto Nacional de Ciencias Penales INACIPE, de 1989 a 1991; posteriormente, fue director de Información Jurídica en INACIPE de 1991 a 1992; luego dejó el uniforme para dedicarse a trabajos civiles como el de director de Operación Regional, zona norte, de la Coordinación de la Descentralización Educativa de la SEP, pero en 1996 vuelve a la zona de represión cuando se convierte en Procurador General de Justicia de Hidalgo, y sigue en sus puestos policiales al convertirse en coordinador de Asesores en la Subsecretaría de Seguridad Pública de la SEGOB.

Fue también primer Comisionado de la Policía Federal Preventiva. Ya como senador presidió la Comisión de Seguridad Pública, y de ahí brincó a la gubernatura. Es decir, su labor es policiaca más que política, pero él sabe que es inconsistente y por ello se permite el lujo de poder cambiar de partido en cuanto haya una oportunidad para seguir viviendo del presupuesto.

Omar Fayad Meneses rindió protesta como gobernador de Hidalgo el 5 de septiembre de 2016, en una ceremonia en la que aseguró que entre las prioridades de su administración estaría el combate a la corrupción. Fayad Meneses anunció la creación de un sistema estatal anticorrupción “para prevenir, detectar y sancionar hechos de esta naturaleza”; sin embargo, su estado está saturado de agujeros clandestinos y tomas de gasolinas ilícitas. No ha podido vencer ese problema, tanto que se habla de complicidad en Hidalgo.

Ahora, el gobernador de Hidalgo informó a todo el país, que dio positivo a la prueba de COVID-19, por lo que permanecerá en aislamiento domiciliario.

Cabe recordar que durante la noche del viernes 27 y la madrugada de este sábado 28 de marzo, Fayad Meneses realizó recorridos por la Central de Autobuses de Pachuca, además del Hospital del Niño DIF Hidalgo, ubicado en Pachuca. Es decir, pudo haber contagiado a muchas personas.

Pero como en días pasados estuvo en la conferencia de la mañana del presidente de la República, se autodenomina la persona que pudo haber contagiado a Andrés Manuel López Obrador. Todo por estar frente a los reflectores de los medios, pero sobre todo cerca del poder, un poder que no le tocó a su partido ni apoyó durante la campaña, simplemente es el partido en el poder al que habrá que montarse hasta lograr algo de lo que su partido carece y que a él todavía le hace falta.

00
Compartir