FIDEL HERRERA, JEFE DE LA MAFIA EN VERACRUZ

*A la luz la fortuna que acumuló a la muerte de Raúl Gibb Guerrero
*El más corrupto de México, afirma la revista “Forbes”

Con el asesinato del que fuera director del diario La Opinión, Raúl Gibb Guerrero, el primero ocurrido en 1985. Empezó el enriquecimiento económico vertiginoso del entonces gobernador de Veracruz, Fidel Herrera Beltrán, hoy por hoy el más rapaz que ha tenido Veracruz y ubicado por la revista especializada Forbes como los diez más corruptos de México.

Después de muerto Raul Gibb, muy poco tiempo pasó para que como jefe filibustero Fidel Herrera tomara a Veracruz como botín de piratas y empezara a comprar bienes inmuebles por doquier a través de prestanombres como sus propios hermanos tanto en la cuenca del Papaloapan, donde se hizo de grandes extensiones de tierra como en destinos de Playa en todo el Golfo de México, incluyendo Tuxpan, donde empleó las artes oficiosas de su cómplice el ex Alcalde Jerónimo Folgueras Gordilllo.

El diario New York Times, publicó que un hijo del oriundo de Nopaltepec, posee propiedades en Estados Unidos por 6.1 millones de dólares.

Gerarda Buckley Kral, asesora de riqueza, declaró al periódico que en 2007, a casi dos años de la muerte de Gibb Guerrero, Fidel Herrera, como gobernador de Veracruz, ayudó a crear un fideicomiso para una familia mexicana llamada Herrera, para la compra de un condominio en el número 40 Este de la calle 53”, un edificio justo al lado de la Quinta Avenida, cerca del Museo de Arte Moderno y el Central Park en Nueva York.

El reportaje publicado por New York Times investiga las propiedades de políticos mexicanos en Estados Unidos. Fidel Herrera, considerado el gobernador más rapaz en la historia de Veracruz, fue considerado entre las diez personas más corruptas de México, según la revista Forbes.

LE ESTORBABA RAUL GIBB GUERRERO

Con sus severas pero bien fundamentadas críticas que a través del diario La Opinión, hacía Raúl Gibb Guerrero a Fidel Herrera y sobre todo el daño que le estaba ocasionando a la sociedad veracruzana, el editor estorbaba a los ambiciosos planes del ahora ex mandatario y cónsul en Barcelona.

Por eso a la muerte del editor, no movió un dedo para que se esclareciera el caso y por el contrario dejó que el procurador del estado Emeterio López Márquez, se tirara en la hamaca y la PGR se llevara el la investigación, cuando era responsabilidad del gobernador preocuparse de lo que pasaba en su estado.

Muchas cosas del cabecilla de la pandilla de Veracruz, están saliendo a la luz con la reapertura del caso Raúl Gibb Gerrero, y se esperan noticias importantes en el curso de los siguientes días, pues hay más involucrados en este criminal complot.

Con información de La Opinión

00
Compartir