Fiscal, atado

El contribuyente, el ciudadano que votará por el gobernador y diputado local el año entrante en Veracruz mira, atónito, el anuncio de la Procuraduría General de la República, PGR, publicado en la prensa local ayer lunes.

En el anuncio aparecen cuatro fotos:

Una niña. Renata Janeth Leal Cervantes.

Una chica. Ilse Janeth Cervantes Preciado.

Dos jóvenes. Jesús Ernesto Angulo Lugo y José Adalberto Leal Uribe.

Los cuatro tienen un origen y un destino común: están secuestrados.

Los cuatro, en Córdoba, la tierra adoptiva del señor Javier Duarte, donde administra la justicia el subfiscal de hierro, Alejandro Dávila Vera, conocido en el sórdido mundo policiaco como “El cara de la foca”, metido a metrosexual.

Insólito, inverosímil:

La PGR ofrece un millón y medio de pesos de recompensa “a quien o quienes proporcionen información” para localizarlos.

Un millón y medio por cada uno.

6 millones de pesos en total…, frente, digamos, a los 60 millones de pesos a quien proporcione información para ubicar a Joaquín “El chapo” Guzmán, el capo más buscado en el mundo, pues la DEA , oficinas policiacas de Europa y hasta de Rusia, la KGB y sus filiales, se han unido.

De los cuatro buscados por la PGR sólo dos aparecen en fotos, sonriendo.

Sonríe Isle.

Sonríe Jesús.

Mira absorto, a la defensiva, José Adalberto.

Mira sorprendida la niña Renata Janet, un bebé.

Desde hace ratito, la PGR ha publicado desplegados así ofertando una recompensa por datos para ubicar a personas secuestradas en el estado de Veracruz.

Quizá hoy, con el Fiscal General, la Procu ha sido más incisiva, más recurrente, más puntual.

Claro, nunca antes se había llegado a tales extremos de incertidumbre y zozobra en el diario vivir.

Peor tantito en un silogismo básico:

Punto uno:

Si la PGR se ocupa de los secuestros en Veracruz y hasta publica recompensas como en el viejo oeste.

Punto dos:

Y si la PGR decidió atraer el asunto de los plagios en un país donde Veracruz ocupa el tercer lugar nacional.

Punto tres. Y si la PGR a través de la zar antisecuestros ubica a Veracruz en el lugar nacional.

Punto cuatro:

Significa, entonces, que la Fiscalía de Veracruz llegó a su Principio de Peter.

Simple y llanamente, no puede.

No puede.

No puede.

VERACRUZ, EN EL ABISMO

La PGR, al quite de la Fiscalía de Veracruz, Mr. Bean, el súper Fiscal de fiscales de la nación.

La PGR, extendiendo la mano para evitar que el duartismo se desacredite.

La PGR, como la mamá de los pollitos.

El Fiscal se lavará las manos, diciendo que la PGR atrajo el secuestro, el crimen, la masacre, el desaparecido, las fosas clandestinas.

Entonces, ¿para qué Fiscalía por nueve años, los años que van de Javier Duarte, los dos años que vendrán con el mini y cinco años del góber sexenal?

La respuesta se encontraría en el siguiente escenario:

Uno. Según la PGR y la DEA en Veracruz operan los carteles de Jalisco Nueva Generación, del Golfo y los Zetas.

Dos. En Veracruz también operan los cartelitos, las banditas de los carteles que se han desgregado.

Tres. Veracruz, en tercer lugar nacional de secuestros.

Cuatro. Veracruz, en tercer lugar nacional en fosas clandestinas.

Cinco. Veracruz, en la alerta de género por tanto feminicidio, el último, en Xalapa, un tipo que apuñaló a su esposa porque se negó a un besito.

Seis. Veracruz, con 1,200 desaparecidos, de los cuales 144 son menores de edad.

Siete. Veracruz, en el eje del mal que significa la trata de personas, además de las decenas de padrotes que seducen a mujeres en los pueblos para el trabajo sexual.

Ocho. Veracruz, con tantos casos en la impunidad.

Nueve. Veracruz, con miles de expedientes rezagados en las oficinas de los Ministerios Públicos y juzgados según denuncia de los colegios y barras de abogados.

Tal cual, la PGR tira su red para rescatar a Veracruz antes del descarrilamiento total y absoluto, el abismo del que será difícil la sobrevivencia.

LAS RATAS SE TRAGARON UNOS EXPEDIENTES

El contribuyente mira las fotos.

Un bebé. Una chica. Dos jóvenes. Desaparecidos.

¿Cuántos más desaparecidos existirán… en lista de espera para que la PGR los adopte y publicite con una recompensa de un millón y medio de pesos?

¡Ay, Fiscal!

Tres reporteros desaparecidos, por lo pronto, y a manera de recordatorio:

Gabriel Manuel Fonseca, del Diario de Acayucan, el 17 de septiembre del año 2011. Es decir, hace 4 años, y sin que la PGR lo haya atraído.

Cecilio Rodríguez Domínguez, del semanario Proyectos, desaparecido en Chinameca el 11 de mayo de 2012. Hace tres años con cuatro meses.

Sergio Landa Rosado, del Diario de Cardel, desaparecido el 23 de enero de 2013. Hace dos años y ocho meses.

Los reporteros de Acayucan plantean que el expediente del secuestro de Gabriel Manuel Fonseca sea resucitado, porque el gabinete de justicia del gobierno de Veracruz lo ha empolvado, por ahí, entre las ratas y cucarachas que Luis Ángel Bravo Contreras halló en su despacho que le dejó Felipe Amadeo Flores Espinosa, según él mismo lo denunció, protagónico y frívolo como ha sido.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir