FMI culpa a México y a Venezuela de bajo crecimiento en AL

El Fondo Monetario Internacional (FMI) recortó su pronóstico de crecimiento económico para México en 2019, al pasar de 2.5% a 2.1%, ante la expectativa de una menor inversión privada por las políticas que está implementando el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Previo a que se lleve a cabo la 49 edición del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), en Suiza, el FMI presentó su reporte de Actualización de Perspectivas de la Economía Mundial, en donde consideró que México junto con Venezuela serán los responsables de un menor crecimiento de América Latina en los próximos dos años.

“En América Latina se proyecta que el crecimiento repunte en los próximos dos años, pero en ambos serán 0.2 puntos porcentuales menos de lo previsto. Las revisiones se deben a perspectivas de menor crecimiento en México tanto en 2019 como en 2020, por una disminución de la inversión privada, y una contracción aún más severa de lo previsto en Venezuela”, señaló el reporte.

Si América Latina crecerá será en gran parte por un mejor desempeño económico de Brasil, donde se espera que continúe la recuperación gradual tras la recesión que vivió en 2015; en tanto que Argentina seguirá con contracciones en su economía “a medida que las políticas más restrictivas con las que se busca reducir los desequilibrios frenen la demanda interna”.

Para 2020 las previsiones del FMI no son alentadoras, pues en el caso de México, la proyección de crecimiento económico apenas es del 2.2%, cuando en octubre había previsto que sería de 2.7%; para América Latina y el Caribe estimó una expansión del 2.5%.

Las razones de un menor crecimiento en México para 2020, será que prevalecerá el ambiente incierto para la inversión, lo que afectará en el desempeño económico de la región de Latinoamérica y el Caribe.

Para el organismo que dirige Christine Lagarde, los riesgos para las perspectivas mundiales tienen su origen principalmente en los resultados de las negociaciones comerciales y el rumbo que tomen las condiciones financieras en los próximos meses.

“Si los países resuelven sus diferencias sin levantar más barreras comerciales distorsionantes y si la actitud del mercado se recupera, una mayor confianza y condiciones financieras más favorables podrían reforzarse mutuamente y elevar el crecimiento por encima del pronóstico de base. No obstante, la balanza de riesgos continúa inclinada a la baja”, indicó.

Y es que explicó que si bien la firma del Tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) y el anuncio de Estados Unidos y China de una “tregua” de aranceles, son medidas que contribuyen a disminuir las fricciones comerciales, los resultados definitivos siguen estando sujetos a un proceso de negociación posiblemente “espinoso”.

“El comercio, la inversión y el producto a escala mundial siguen estando amenazados por la incertidumbre de las políticas y otras tensiones comerciales actuales. De no resolverse las diferencias y de materializarse el consiguiente aumento de las barreras arancelarias, aumentarían los costos de los bienes intermedios y los precios para los consumidores”, advirtió el FMI.

 

 

Fuente: 24 Horas

00
Compartir