Frente común y corriente

POSTIGO

Por: José García Sánchez

La líder nacional del PRD, Alejandra Barrales, debió convocar a elecciones internas desde noviembre. Es decir, desde hace medio año, en lugar de que prepare su salida de la cúpula del PRD, prácticamente sin legitimidad al interior de su partido se inclina por crear un ’frente común’ con el PAN, cuya dirigencia no desconoce que Barrales Magdaleno, vive tiempos extras al frente de ese partido o de lo que queda de éste.

Ya algunos de los gobernadores del PRD exigieron a Barrales que convoque a elecciones, las autoridades electorales presionan a la cúpula perredista para que renueve la dirección nacional del partido.

Pero el PRD no sólo está dividida en varias tribus, sino que tiene en su contra a varios militantes como es el caso del precandidato a la gubernatura Jaime López Pineda, quien anunció que promoverá juicios y movilizaciones para sacar de la dirigencia nacional a Alejandra Barrales, a quien acusa, junto con el candidato Juan Zepeda y a su tribu, Alternativa Democrática Nacional, de negociar directamente con el gobierno federal, a través de Héctor Bautista, por lo que reprochó que Barrales se haya prestado a esas corruptelas bajo la promesa de que contará con su respaldo para ser candidata a la jefatura de gobierno capitalino en 2018.

Lo que en realidad hace Barrales es abrirle la puerta a Mancera para que tenga partido para postularse, no habría otra organización política que se aventure a tener un candidato tan frágil como el jefe de gobierno, hacia la Presidencia de la República, ni tampoco dirigente perredista que quiera tenerlo como candidato a ningún puesto de elección popular.

El PRD no está en condiciones de asociarse con nadie para nada. Tiene tantos problemas internos que cualquier pacto, por intrascendente que sea, quedaría inválido ante una muy posible desbandada numerosa o ante la rebelión de cualquiera de las tribus contra la presidenta nacional de ese partido.

Los gobernadores perredistas exigieron cambio en la dirección nacional del partido, desde hace unas semanas, por lo que el Consejo Nacional, que encabeza Ángel Ávila, será el encargado de convocar a la elección para elegir a los miembros del siguiente Comité Ejecutivo Nacional CEN, y se designarán a los integrantes que conformen la mesa directiva.

El 16 de julio Barrales Magdaleno fue designada presidenta nacional, en sustitución de Agustín Basave, quie sorpresivamente dejó la dirigencia, Nueva Izquierda, Alternativa Democrática Nacional, Izquierda Democrática Nacional, Grupo Galileos, Foro Nuevo Sol y Vanguardia Progresista pactaron a favor de llevar a la presidencia a Barrales Magdaleno, con 264 votos, superando los 58 votos de Pablo Gómez.

La corriente Nueva Izquierda urgió al Consejo Nacional del PRD a convocar a elecciones internas para la renovación de la dirigencia nacional y acordar que el INE lleve el proceso. El líder de NI, Eric Villanueva Mukul hizo el llamado, el cual ya había sido referido por Royfid Torres, nuevo representante del PRD ante el INE.

Villanueva, señaló que a tres años de haberse realizado la elección partidista, la correlación de fuerzas en el país está cambiando y es obligación del PRD dar inicio al proceso para legitimar las decisiones que se tomen rumbo a la elección presidencial de 2018.

Son más de mil 500 cargos de dirección partidista los que se renovarían en el PRD, incluida la dirigencia nacional, actualmente al mando de Alejandra Barrales Magdaleno.

El PAN, por su parte, sabe que tiene un censo aproximado, una planilla de militantes aproximada y una cantidad desconocida de simpatizantes. A nueva correlación de fuerzas partidistas ha cambiado sustancialmente desde la aparición de Morena como fuerza política y competitiva en el panorama político del país, de ahí que Acción Nacional desconozca un número siquiera aproximado de simpatizantes. Es decir, carece de voto duro y lo podrá advertir en las elecciones del 4 de junio, principalmente en el Estado de México. 

00
Compartir