Frío y distante trato de Enrique Peña a Duarte en visita a los Tuxtlas

San Andrés Tuxtla.- Ver.

En todo su discurso, el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto no mencionó a Javier Duarte de Ochoa, ni le saludó al momento de las presentaciones antes de ofrecer sus palabras, en el marco de su visita a este municipio.

A su arribo a una primaria y secundaria en San Andrés, donde fue esperado por cientos de personas movilizadas desde varios municipios, Peña Nieto se quedó con todos los aplausos y porras.

A los líderes contratados para tales arengas, no les avisaron que debían acordarse también de Javier Duarte de Ochoa, no le lanzaron ninguna a favor.

“Tienen que decir, Peña, Peña, sin hambre el país Progresa, y bailar así y así”, decían a los coordinadores de las porras a los asistentes, en su mayoría personas de escasos recursos.

Peña paseó a gusto, sudoroso, entre mujeres, niños y hombres de campo. Sin embargo, lo hizo solo la mayor parte del tiempo, Duarte de Ochoa lo espero en otro extremo del techado dispuesto en la cancha de la escuela ocupada para la entrega de apoyos de la Cruzada Contra el Hambre.

Cuando se encontraron, Peña lo saludó friamente, y se fue a seguir recibiendo apapachos del público, que también improvisó porras con aplausos. “¡En Veracruz si te queremos y te aplaudimos, Presidente”!, decía una de las porras de la gente, la mayoría indígenas y campesinos pobres de esta región y de Zongolica.

A Duarte Peña lo dejó atrás en todo momento, marcando la clara distancia pese a ser gobernador en Provincia. Hasta pareció que Duarte de Ochoa hoy es mal visto por la prensa internacional por los asesinatos y desapariciones de periodistas, lo que costó a los xalapeños la suspensión del del Hay Festival.

Duarte también es hoy por hoy un manojo de negociaciones turbias en el marco del arranque de las elecciones federales pues ya trascendió que muchos candidatos de oposición, están siendo amenazados para que no se atrevan a buscar el sufragio y enfrentarse a candidatos del PRI en el estado de Veracruz.

A ciencia ciencia nadie supo qué sucedió para que otra vez, tuviese un trato tan distante y frío, pero además un regaño que fue evidente y en público. Sólo ellos supieron qué le reclamó el presidente a Javier Duarte de Ochoa. Las imágenes hablan por si mismas.

(Con información de Plumas Libres)

00
Compartir