Gobierno de Veracruz reduce presupuesto a la UV pero aumenta a Fiscalía y OPLE

Xalapa, Ver.

La magnitud del recorte presupuestal programado para los próximos seis años y que comenzó a aplicarse a partir de 2016 es la muestra del desprecio, rencor y desinterés que el gobierno de Javier Duarte ha manifestado por la Universidad Veracruzana.

Durante el período 2015-2022 ha programado una reducción de los recursos que transfiere a la UV por un monto de 882 mdp (pesos constantes de 2015) el cual representa el mayor recorte presupuestal que se le aplicará a cualquiera otra de las dependencias, entidades, órganos y poderes del estado en este período.

Ni la reducción a la nómina de la burocracia del Poder ejecutivo es tan grande, pues alcanza apenas los 674 mdp, mientras que le siguen en importancia las reducciones presupuestales al Régimen Estatal de Protección a la salud de 393 mdp, al Poder Judicial de 390 mdp y de 161 mdp al Instituto de Pensiones del estado.

En cambio, según puede observarse, algunas agencias del gobierno se verán beneficiadas con incrementos presupuestales, particularmente la Fiscalía General del Estado que recibirá un incremento de 43 mdp y el Organismo Público Local Electoral que se verá beneficiado con 35 mdp más.

La manera de priorizar el recorte presupuestal, reduciendo en mayor medida la disponibilidad de recursos de la UV muestra la poca importancia que para el gobernador Duarte tiene la educación pública en general y en particular la generación de conocimiento científico, la preparación a futuros profesionistas, y la promoción del arte, la cultura y el deporte. Esas no son sus prioridades. Nunca lo han sido y en estos momentos en que el barco se hunde, se evidencia de manera más clara cuando primero arroja por la borda, como lastre, a los ancianos que trabajaron toda su vida por una pensión digna y a los jóvenes que quisieran formarse profesionalmente para cambiarle el rostro de pobreza a Veracruz.

Imaginemos el tamaño del desdén a la educación superior pública con un dato más. Si se suma el recorte a la UV de 882 mdp más el que sufrirán los Institutos tecnológicos por 122 mdp, resulta un monto de más de 1,000 mdp que dejarán de destinarse a la educación de los jóvenes. Esa es la magnitud de la demencia.

Por Hilario Barcelata/ *Investigador de Facultad de Economía de la Universidad Veracruzana

00
Compartir