Gobierno fallido en Veracruz

Por Ángel Álvaro Peña

Soledad Atzompa se convirtió en el Waterloo de Cuitláhuac García Jiménez, gobernador de Veracruz. Ahí los veracruzanos mostraron que la paciencia de la población tiene un límite y no está dispuesta a soportar más holgazanería en el gobierno estatal.

En esa ciudad los habitantes retuvieron por siete horas al gobernador y a su comitiva que visitó la localidad con el propósito de volver al discurso y perder con palabras la intención de gobernar correctamente el estado.

La incapacidad del grupo en el palacio de gobierno del estado Veracruz, se revierte contra el gobernador y el partido que lo sustentó. La población está indignada ante la pasividad del gobierno que ni siquiera intenta cumplir mínimamente con las promesas de campaña, que ya olvidó o dejó de lado el gobernador y su equipo que sólo pareciera que es comparsa para bailar salsa.

Lo sucedido en Soledad Atzompa, es similar a lo que puede suceder en cualquiera de los 212 municipios de la entidad donde la indignación por la incapacidad aumenta a cada minuto. Ahí, el gobernador fue obligado a firmar las promesas de campaña y en un plazo determinado, cumplir con lo prometido.

No hay cumplimiento del ejercicio del poder en la entidad veracruzana, donde la incapacidad del gobernador se hace evidente, lo que ocasiona que la economía se hunda cada día más y las gestiones de gobierno paralicen todas las actividades de los veracruzanos.

En medio de una crisis económica, producto del saqueo de los gobernadores anteriores y de un descontento generalizado, el gobernador sólo incurre en los vicios del pasado engañando al presidente de la República, a los veracruzanos, a sus propios amigos que creyeron en él y a toda expectativa que pudiera arrancar desde el inicio de la actual administración.

Por si esto fuera poco, el grupo parlamentario del PAN advirtió sobre los préstamos que el gobierno estatal ha solicitado sin resultados como producto de esos créditos. El primer préstamo fue de 2,500 millones de pesos para pagar aguinaldos y prestaciones a los empleados de su gobierno.

Posteriormente solicitó un adelanto sobre el presupuesto federal por 3 mil 65 millones 438 mil 695 pesos, de los cuales se desconoce su destino, porque en cuanto a obras o servicios no se ha visto nada. Lo cual incrementa la idea de parálisis del estado.

Después, la secretaría de Hacienda reportó un crédito por 4,500 millones de pesos, de cuya operación el gobernador ni afirma ni niega.

Luego, Banobras y Bancomer otorgaron un crédito por 19,500 millones. Según la bancada del PAN en la Cámara de Diputados, de estas cantidades nada se sabe, no hay obra, no hay inversión, no se pagan los adeudos con proveedores y exempleados y no se hace más que una u otra fiesta tradicional en los diferentes municipios sin la publicidad adecuada porque pareciera que de lo que se trata es de terminar con las fiestas propias del estado.

Por si esto fuera poco, se regresaron a la federación más de 35 mil millones de pesos por subejercicio presupuestal.

Por otra parte, la inseguridad en todo el estado está en el peor momento de la historia. El hartazgo de la población obliga no sólo a faltarle al respeto a un gobernador que pudo haber hecho mucho por un estado, sino que abre la puerta a los partidos políticos del pasado, que, al parecer, tienen mejores cuadros que éste. PEGA Y CORRE.- El PRD confirma que 2019 se registra como el año más violento con más de 34 mil muertes, y Veracruz es uno de los estados que encabezan la lista de asesinatos. El dirigente nacional de ese partido, Ángel Ávila, con el presidente del PRD en Veracruz y el Secretario General, Jesús Velázquez y Roberto Peña, respectivamente, así como la diputada Azucena Rodríguez, liderazgos estatales y la ciudadanía, señalaron: “Estamos aquí, en Xalapa, en esta ciudad histórica exigiendo a las autoridades un alto a la violencia ¡ya basta!, cada día despertamos con la noticia de una persona asesinada, balaceras o secuestros”.

00
Compartir