Gobierno “irresponsable” hace a padres “responsables” de lo que pase

Por Mónica Camarena Crespo

El regreso a clases presenciales el próximo 30 de agosto fue decisión unilateral del gobierno federal, de nadie más.

La responsabilidad de las consecuencias de esta decisión en plena “tercera ola” de Covid-19 y casi 3 millones de contagios en México, debería ser exclusiva del gobierno de Andrés Manuel López Obrador.

Aunque manejan la posibilidad de que sea “opcional” para alumnos regresar a las clases presenciales, lo cierto es que la disparidad a partir del 30 de agosto entre los que asistan y los que no lo hagan será todavía más profunda.

La instrucción es que todos regresen a las aulas “pase lo que pase”. Tal vez por ello, y para deslindarse de responsabilidades de funestas consecuencias en los meses por venir a partir de llenar las aulas de alumnos, es que están haciendo corresponsables a los padres de familia con el requisito de firmar una carta responsiva.

En la carta, aparte de los datos generales del alumno, se solicita el nombre y la firma del padre de familia o tutor.

Aquí lo importante es la última leyenda de la carta: “Hago constar que realicé a mi hija (o) una revisión y aparentemente no presenta síntomas como: malestar general, tos seca, estornudos, dolor de cabeza, fiebre, o dificultad para respirar. Además, que hemos realizado las medidas preventivas necesarias”.

En síntesis, con la carta responsiva que deberán firmar aquellos padres de familia o tutores que acepten el regreso presencial a clases, tanto la SEP en primera instancia y el gobierno federal, convierten a los padres en corresponsables de cualquier cosa que le pueda ocurrir al alumno.

De lo que sí no se libran es de que los alumnos se contagien después de dos o tres semanas a partir del regreso a clases presenciales, aunque hayan llegado el primer día en el mejor estado de salud.

Varios especialistas en leyes recomiendan a los padres de familia no firmar la carta responsiva; sin embargo, ahora la SEP ya la anunció como requisito indispensable.

La carta responsiva que impone la SEP no es otra cosa que deslindarse un poco de la irresponsabilidad de un regreso presencial en las peores condiciones y con la pandemia a su máxima expresión.

 

 

@monicamarena

 

00
Compartir