Halla asociación civil plomo en infantes; podría relacionarse con casos de autismo

Poza Rica, Ver.- Una asociación civil dedicada a la atención de niños y jóvenes con capacidades diferentes, realizó estudios conocidos como escaneos nutricionales, los cuales además de referir el estado nutricional, aporta datos acerca de la presencia de metales pesados, siendo el plomo el más recurrente en niños con autismo.

Aunque hasta el momento la comunidad científica internacional no ha encontrado el origen del autismo, trastorno del neurodesarrollo caracterizado por la alteración de la interacción social, así como la comunicación verbal y no verbal del niño, existen diversas teorías que relacionan la presencia de metales pesados en estos casos.

Los estudios realizados por Fundación Danitos a niños que son tratados en su Centro de Atención Multidisciplinaria (CAMD), arrojó resultados elevados de plomo, lo que podría reforzar dicha teoría.

Ivet Licona Martínez, presidenta de la asociación, señaló que como parte de la atención, se pone énfasis en el estado nutricional de los niños y jóvenes, por lo cual iniciaron con la realización de estos estudios de escaneo nutricional.

La prueba que en promedio dura 60 segundos, puede extenderse hasta 45 minutos por sesión, dadas las dudas que surgen entre los padres de familia. Cada uno de los puntos que evalúa el escaneo se muestran en tres colores: verde, amarillo y rojo, según el estado que guarde el niño, de mayor a menor.

Una vez que se cuenta con el resultado, se les entrega un plan de alimentación para abatir las deficiencias nutricionales, se eliminan de la dieta las pastas, refrescos, chocolates y la leche y sus derivados, con lo cual los niños han presentado una mejoría.

Con los resultados obtenidos de los escaneos, resultaría importante que se detectara la fuente del plomo presente en estos niños, teniendo en cuenta la actividad industrial imperante en la región, donde se cada vez se presenta mayor número de niños autistas.

En las mujeres también es común que se encuentren niveles elevados de plomo, principalmente por el uso de cosméticos, pero también es posible reducir estos índices con una dieta balanceada y dejar de utilizar este tipo de productos, principalmente si se tienen planes de tener un bebé a corto plazo.

Existe además una teoría que vincula la aplicación de ciertas vacunas después del segundo año de vida con la aparición del trastorno del espectro autista; sin embargo esto tampoco ha sido comprobado, pero estaría relacionado también con la presencia de metales pesados en la sangre de los niños con autismo.

(Con información de La Jornada Veracruz/ Por: Édgar Escamilla)

00
Compartir