Hasta la Policía vive con miedo; seguridad en vilo

Xalapa, Ver.- Hoy la delincuencia gobierna Veracruz, afirma categórico a través de una misiva el senador Héctor Yunes Landa. No hay duda de que los cuatro decapitados en Sayula de Alemán, los nueve cuerpos desmembrados en Xalapa, pero sobre todo las amenazas directas contra altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública son una evidente señal de alerta de la ingobernabilidad en el estado, de la existencia de poderes fácticos, así como del fracaso de las políticas y estrategias para mantener la paz y el orden públicos.

Aún cuando las voces oficiales señalan que los abatidos son “delincuentes” caídos como consecuencia de la lucha entre cárteles, las cartulinas con mensajes encontradas junto con los cuerpos en la capital del estado evidencian un desafío al aparato de gobierno y en lo particular a los altos mandos de la Secretaría de Seguridad Pública que encabeza el papanteco Jaime Ignacio Téllez Marié y quien se hace acompañar por un excesivo cuerpo de seguridad.

Dice el senador Yunes landa que “el mes de enero será el más violento de los últimos años en Veracruz. No se trata sólo del número de homicidios sino también de la forma en que estos se cometen. Además, los delitos del fuero común siguen a la alza y el número de crímenes que se castigan es cada vez menor”.

Agrega que “nuevamente Veracruz fue la nota roja en los diarios nacionales. Los homicidios del ex diputado local y ex presidente municipal Víctor Molina, de Luis Eduardo –el joven que fue asesinado por defender a su hermana menor del ataque de hombres armados en Tuxpan-, de nueve personas cuyas cabezas fueron colocadas en toldos de vehículos en los municipios de Tlacotalpan y Sayula, sin contar las decenas de víctimas en otras tantas ciudades del estado, son muestra del estado de descomposición que sufren los veracruzanos. Es un territorio sin ley”.

El secretario Jaime Téllez Marié y sus escoltas. Foto: Noreste.

Yunes precisa que el sábado pasado, la capital Xalapa vivió otra jornada de terror, resultado de la incapacidad y complacencia de las autoridades. Por la tarde, un hombre fue ejecutado a plena luz del día en la avenida más transitada de la ciudad; unas horas después, a escasos cinco minutos del Palacio de Gobierno, fue abandonada una camioneta con los cuerpos desmembrados de nueve personas. Inaudito.

De todos estos eventos, el gobierno no ha detenido a una sola persona, subraya y afirma Héctor Yunes, no obstante la indignación de la sociedad y la presión que ejercemos los medios de comunicación para que se frene esta barbarie.

Añade que la presunción de que se trata de ajustes de cuentas entre delincuentes –a pesar de que como se ha dicho las víctimas son autoridades, estudiantes, comerciantes, transportistas o personajes públicos-, intenta justificar la incapacidad de realizar una investigación eficaz que permita dar con los responsables. “Los hechos de este sábado en Xalapa no son más que una manifestación de fuerza, que confirma que pueden actuar en total impunidad a cualquier hora y en cualquier lugar”, externa.

Cabe destacar que de acuerdo al informe “Incidencia Delictiva del Fuero Común 2017”, del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP) de la Secretaría de Gobernación (SEGOB), Guanajuato, Estado de México, Guerrero, Baja California, Veracruz, Michoacán, Jalisco, Sinaloa, Chihuahua y la Ciudad de México, son las diez entidades federativas con más homicidios denunciados de enero a noviembre del año pasado y juntos acumulan el 58.7 por ciento de las 37 mil 526 que se presentaron en el país, durante ese periodo por ese delito de alto impacto.

El documento refiere que el estado de Guanajuato fue el primero en el país en denuncias presentadas por homicidios cometidos, con tres mil 52; el Estado de México con dos mil 768 denuncias; Guerrero con dos mil 620 denuncias de homicidio; Baja California con dos mil 237 denuncias por homicidios, presentadas de enero a noviembre del año pasado y Veracruz con dos mil 218 denuncias presentadas por dicho delito de alto impacto.

Los anterior por sí mismo es grave, ya que durante el fin de semana se contabilizaron más de una veintenas de muertes violentas en diferentes partes del estado y según el gobierno “no son personas de bien”, lo cierto es que “haiga sido como haiga sido” se trata de vidas humanas, que perecieron violentamente lo mismo en Coatzacoalcos, Pánuco, Acayucan, Tihuatlán, Veracruz o Xalapa.

Pero líderes de opinión y analistas de información comentan que la principal señal de alerta para el “gobierno del cambio”, lo significa el desafío lanzado a las autoridades de la Secretaría de Seguridad Pública, en especial al secretario Jaime Téllez Marié, por enésima ocasión, así como para el director de operaciones de la misma dependencia Gerardo Guzmán.

Aunque el propio Téllez Marié ha desestimado las amenazas y el gobernador ha dicho que fuerzas federales reforzarán la seguridad en Xalapa, luego de que vecinos de Lomas del Tejas bloquearon calles en protesta por la inseguridad en la capital; lo cierto es que existe el antecedente del ex coordinador de la Policía Federal en Veracruz, Juan Camilo Castagné Velasco, quien a plena luz del día y en pleno centro de Cardel fue ejecutado prácticamente a quemarropa.

En las cartulinas que dejaron junto con los nueve cuerpos desmembrados se menciona que la medida obedece a que los jefes de la corporación no respetaron los “acuerdos” y que con ellos (los delincuentes) no se juega.

 

 

Noreste

00
Compartir