Hay indiferencia ante agresiones contra periodistas

Poza Rica, Ver.

Celia del Palacio Montiel es investigadora de tiempo completo y coordinadora en el Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación de la Universidad Veracruzana, además de ser miembro del Sistema Nacional de Investigadores (Nivel II), de la Academia Mexicana de la Ciencia y del PEN club internacional. Califica como “crítica” la situación por la que atraviesa el gremio periodístico, principalmente en Veracruz, donde los periodistas sufren de un acoso sistemático desde diferentes frentes, lo que vulnera no sólo a ellos, sino también a la propia sociedad, la cual ha permanecido indiferente ante el riesgo que esto representa.

Entre los temas de investigación que ha desarrollado, se encuentran el periodismo en México durante los siglos XIX y XX; los medios de comunicación en México, el papel de la prensa regional; relaciones prensa-poder político en las regiones de México y representaciones de la violencia en la prensa contemporánea.

Del Palacio Montiel advierte que los periodistas sufren un acoso desde diversos frentes y que, aparentemente, la población en general no se da cuenta del peligro que esto implica. “No recibir la información por parte de los periodistas es un ataque a la libertad de expresión, pero también es un ataque al derecho a la información de la gente, que al parecer se hace a un lado y no está consciente del peligro que esto involucra”.

Los periodistas están siendo atacados, “se les obliga a callar lo que ocurre y viven en una condición muy precaria. No son sólo los ataques directos que sufren muchos periodistas, que van desde roces durante la cobertura hasta la muerte. También está la violencia estructural que viven diariamente y de la que muy poca gente quiere hacerse consiente: las condiciones laborales precarias, los bajos salarios, la falta de seguridad social, laboral, cursos de profesionalización y autoprotección. Es una situación que priva en todo el estado de Veracruz, que resulta muy alarmante y que, se debería conocer más a fondo”, aseveró.

Periódicos como factorías

En la actualidad, la mayoría de los medios de comunicación se han convertido en “fábricas de noticias”, en los que sus trabajadores son víctimas de explotación laboral, como suele ocurrir en cualquier otro ámbito. “En el caso de los medios de comunicación esto redunda en una información incompleta, incluso censurada por parte de los propios dueños y por parte de los propios periodistas, que sienten que no se puede publicar ciertas cosas y eso daña a la población que no se entera, no se informa, desconoce los que esta pasado en su entorno”.

No es un asunto que tenga que ver exclusivamente con la falta de profesionalización, “porque cada vez hay más periodistas egresados de las universidades pero que, por parte de los medios mismos, sufren de una explotación laboral constante que no les permite seguirse preparando, pues no se les da ninguna facilidad para ello, no interesa a los dueños de los medios que los periodistas continúen su formación o que puedan profundizar en temas, incluso hacer reportajes, cosas que requieran un poco más de tiempo e investigación, puesto que eso no reditúa tanto a los propietarios y son muy contados los casos en los que se les permite seguir desarrollándose”.

Agujeros negros en Veracruz

Señala que en la entidad existen “agujeros negros de información” que no necesariamente se trata de los lugares más alejados, en los que no se sabe lo que está ocurriendo porque no hay información, no hay quién informe o se les ha callado. El norte de Veracruz es una de estas regiones en las que no se sabe mucho lo que pasa, aunque también ocurre en lugares del centro del estado. “Incluso de lo que pasaba en Medellín u otros lugares que están muy cerca”.

Si bien la situación que priva en el centro y sur de Veracruz ha sido tomado en cuenta por organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales, se debe a casos como el de las agrupaciones de periodistas que hay en Xalapa o Coatzacoalcos, que se han unido y levantado la voz, “pero en otros lugares se da como una discriminación”; fuera de las ciudades grandes no se sabe con certeza lo que está pasando con los periodistas, y que son los que viven una situación muy compleja y también sufren de la explotación.

Soluciones

La situación de violencia que se vive en el gremio periodístico pareciera por instantes haber tocado fondo, pero de momento vuelve a surgir, por lo que considera que encontrar una solución inmediata resultaría muy complicado. Aún así, la investigadora considera que es necesaria una regulación de los convenios publicitarios, que asegura se ha solicitado insistentemente y que de ninguna manera se ha hecho caso, además de transparentar estos convenios. También sería necesaria una mayor unión entre los propios periodistas para exigir mejores salarios y mejores condiciones laborales.

(Con información de La Jornada Veracruz)

00
Compartir