Hipólito, el lastre de MORENA en Xalapa

Por: Mónica Camarena Crespo

En campaña, desde los diferentes cuartos de guerra, todos coinciden y no solo con el afán de ganar, en que las quejas en contra del actual alcalde de la capital del estado, Hipólito Rodríguez, el que MORENA llevó al palacio municipal, son muchas y muy fuertes.

El rechazo a MORENA en Xalapa gracias a Hipólito es cada vez más evidente, sobre todo en pleno proceso electoral, cuando los candidatos de los diferentes partidos caminan en busca del voto y prestan oídos a quienes les solicitan apoyos.

Hipólito Rodríguez Herrero fue una mala apuesta, muy a pesar de que por ser académico de la Universidad Veracruzana se pretendía que rompiera con la tradición de que en la presidencia de Xalapa estuviese un político de esos conservadores tan despreciados por el partido en el poder, MORENA.

Hipólito no solo ha sido omiso, opaco y hasta ignorante en el ejercicio del servicio público, sino que ha jugado muy mal sus cartas con el daño directo a Xalapa primero y, por lógica, al partido que lo hizo alcalde.

Uno de los afectados es el propio gobernador de Veracruz, a quien por cierto le importa mucho Xalapa, su ciudad de origen y desde donde construyó su proyecto político.

En su momento, Cuitláhuac García Jiménez corrió con tremenda suerte, pues en su campaña para diputado federal por Xalapa hasta presumió haber invertido solo 20 mil pesos, con lo que le alcanzó para ganar. El hartazgo contra el PRI habría sido el éxito del hoy gobernador, no así sus propuestas o liderazgo que nunca nadie conoció, menos aún el trabajo legislativo que se supone realizó.

Tal vez por ello en MORENA desde hace rato ya encendieron las alertas respecto a la elección para renovar la alcaldía de Xalapa. Por eso mismo obligaron a Ricardo Ahued a dejar de nuevo el senado para encabezar la fórmula para la presidencia municipal en la capital del estado.

Y es que Ahued, ahora, no solo tiene que lidiar con las exigencias de las tribus de MORENA, las cuales se creen dueñas de absolutamente todo, incluidos puestos y presupuestos, sino con la muy mala imagen de Hipólito, el alcalde que ha logrado muchos, pero muchos baches en Xalapa.

Ahued tiene que tragar gordo cuando los xalapeños reclaman el desastre en que se encuentra la ciudad, la falta de eventos que puedan atraer visitantes y turistas, parálisis económica, la nula infraestructura, en síntesis, el abandono total.

Lo peor es que con tal de quedar bien con Ricardo Ahued y de tratar de no caer de la gracia de Palacio de Gobierno, el todavía alcalde Hipólito, hasta se creyó operador electoral, lo que le valió al actual abanderado de MORENA a la presidencia de Xalapa sendas denuncias ante la FGR y el OPLE, por el descarado uso de apoyos públicos por parte del ayuntamiento a la campaña de Ricardo Ahued. Reza el dicho “no me ayudes, compadre”.

@monicamarena

00
Compartir