Inversionistas europeos alertan que la confianza en México se afecta por el plan del Cenace.

Un conglomerado de empresas europeas con inversiones en México mostraron su preocupación por los cambios que el nuevo acuerdo del Cenace dejó en el sector energético nacional, afectando la inversión de industriales de Alemania, España, Francia, Italia y los países nórdicos, como Dinamarca.

En una carta dirigida a Graciela Márquez, Secretaria de Economía, las cinco cámaras comerciales de los países europeos afirmaron que la confianza en México de los inversionistas europeos se afectó por la falta de seguridad jurídica.

Recordaron que en el recién actualizado Tratado de Libre Comercio entre México y la Unión Europea (TLCUEM) y en el Acuerdo México y Asociación Europea del Libre Comercio (AELC) se abrió la posibilidad a nuevas inversiones que incentivara la creación de empleos en el país, pero “las modificaciones a las reglas económicas hasta ahora vigentes, frenan el interés a favor del país e impiden la llegada de futuras inversiones”.

La misiva también se dirigió a Marcelo Ebrard Casaubón, Secretario de Relaciones Exteriores, así como a Alfonso Romo Garza, Jefe de la Oficina de la Presidencia, y a Jean-Pierre Bou, encargado de Negocios de la Delegación de la Unión Europea. Las Cámaras Europeas de Comercio e Industria, con presencia en México, expresaron que los empresarios europeos recibieron “con asombro” la decisión del Gobierno mexicano.

“Cambiar las reglas del sector energético sin seguir el canal institucional marcado por la ley, causa un grave daño a la confianza de los inversionistas, no sólo en el sector de las energías renovables, sino de forma transversal en los demás sectores. Además, repercute también negativamente en el esfuerzo de la industria europea y mexicana de producir de manera sostenible en México y para el mercado mundial”, afirmaron en el documento.

Las cámaras de comercio expresaron que su misión es “informar a los empresarios en sus respectivos países sobre las oportunidades de mercado e inversión en México” y promover el comercio de productos y servicios mexicanos en el viejo continente.

Afirmaron que representan más de 18 mil empresas (un 26 por ciento) del total de empresas extranjeras registradas, con más de 160 mil millones de dólares (29 por ciento) de la inversión extranjera en México. Siendo el 95 por ciento Pymes, “que constantemente reinvierten sus recursos, creando empleo formal”.

“A diferencia de la mayoría de los países de la OCDE y de América Latina, el Gobierno mexicano no ha adoptado medidas suficientes de apoyo a las empresas formales en el país, para enfrentar la crisis económica derivada de la pandemia del COVID-19”, afirmó el grupo empresarial.

Ante este escenario, solicitaron al Gobierno mexicano una reunión para discutir la participación de las empresas europeas en el país, de forma segura, para el crecimiento.

Los representantes comerciales firmantes fueron Stefan Deuster, presidente de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria; Antonio Basagoiti Pastor, presidente de la Cámara Española de Comercio, A.C.; Xavier de Bellefon, presidente de la Cámara Franco Mexicana de Comercio e Industria, A.C.; Lorenzo Vianello, presidente de la Cámara de Comercio Italiana en México, A.C.; Rafael Llamas Guerra, presidente de la Cámara Nórdica de Comercio en México, A.C.

Ante este escenario, solicitaron al Gobierno mexicano una reunión para discutir la participación de las empresas europeas en el país, de forma segura, para el crecimiento.

Los representantes comerciales firmantes fueron Stefan Deuster, presidente de la Cámara Mexicano-Alemana de Comercio e Industria; Antonio Basagoiti Pastor, presidente de la Cámara Española de Comercio, A.C.; Xavier de Bellefon, presidente de la Cámara Franco Mexicana de Comercio e Industria, A.C.; Lorenzo Vianello, presidente de la Cámara de Comercio Italiana en México, A.C.; Rafael Llamas Guerra, presidente de la Cámara Nórdica de Comercio en México, A.C.

La defensa del nuevo acuerdo estaría encabezada por la Sener, por lo que Nahle se dijo confiada de estar haciendo las cosas bien y bajo la línea que el Presidente López Obrador solicitó de dotar de un piso parejo a la CFE y que sea competitiva con el sector.

Tras su publicación, el Cenace suspendió este martes pruebas preoperativas de 17 centrales de energía eólica y fotovoltaica con una capacidad de generación de 2 mil 326 megavatios. Estas medidas afectarán en conjunto proyectos eléctricos en al menos 18 de los 32 estados del país, con una inversión total de más de 30 mil millones de dólares, según el Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

“Se acabaron los abusos, y no es nacionalización, es defender el interés nacional, entender que por encima del interés particular o de los intereses de grupo, por legítimos que sean, está el interés del pueblo”, argumentó el miércoles López Obrador.

El Presidente aseveró que respetará la reforma energética, aprobada en el Gobierno anterior para abrir el sector a la inversión privada. Por ello, afirmó, “no se están suspendiendo los negocios”, ni los contratos. Sin embargo, denunció que se “se ha llegado al extremo” de que empresas particulares “tenían más privilegios” que la CFE.

 

Con informacion de SinEmbargo.

00
Compartir