Investigador y padres de los 43 retan al Procurador: esa muela no prueba nada, le dicen

Ciudad de México

Expertos pusieron en entredicho una vez más la hipótesis de la Procuraduría General de la República (PGR) sobre la presunta cremación de los 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, Guerrero, en un basurero de Cocula. Aseguran que es imposible que una muela y un hueso del joven Alexander Mora Venancio hayan sobrevivido a la incineración.

“Es imposible, la probabilidad es una entre mil millones que una muela y un huesito sobrevivieran a las altas temperaturas de la cremación y el resto de los huesos no. Si el Procurador [Jesús Murillo Karam] insiste en su hipótesis, le hago un modelo matemático y le demuestro que no es posible. Todo eso fue fabricado”, aseguró Jorge Antonio Montemayor Aldrete, investigador titular del Instituto de Física de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Montemayor Aldrete es el científico que lideró la investigación que los llevó a él y a otros especialistas a concluir –en diciembre pasado– que la hipótesis de la PGR de que los normalistas fueron cremados en el basurero de Cocula era falsa.

Ayer la PGR Informó que en días pasados recibió el informe de resultados de los estudios científicos aplicados a 16 restos hallados en el basurero de Cocula, Guerrero, por parte del Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck, en Austria, en el que se concluye que no se encontró cantidad útil de ADN que permitiera obtener un perfil genético bajo esta técnica.

“Si bien el dictamen establece que ‘el calor excesivo ha destruido el ADN y el ADN mitocondrial [que reciben de su madre biológica] en los restos, por lo menos hasta el punto en que los métodos rutinarios no pueden emplearse para un análisis exitoso’, señala la posibilidad de utilizar una tecnología novedosa llamada ‘Secuenciación Masivamente Paralela’ (Massively Parallel Sequencing, MPS, por sus siglas en inglés), que podría servir como una herramienta útil para seguir investigando estos restos”, comunicó la dependencia en un boletín de prensa difundido la mañana del martes.

El Instituto de Medicina Forense de la Universidad de Innsbruck indicó a la PGR que hay “oportunidades y riesgos” de aplicar la MPS en los restos hallados en el basurero de Cocula.

“Que lo hagan y no van a encontrar nada. Aunque tengan la tecnología, eso puede funcionar cuando son incineraciones de 400 grados, no como los de los hornos crematorios, y además que no haya pasado mucho tiempo, porque las moléculas se degradan”, dijo Montemayor.

EL MISTERIO DE LA MUELA

El físico de la UNAM explicó que la muela y el hueso de dos centímetros del joven normalista tuvieron que ser sembrados, debido a que si fue incinerado en el basurero, en una gran fogata alimentada con llantas –como dice la tesis de la PGR–, tuvieron que sobrevivir al fuego más huesos, no sólo uno y de una sola persona.

En caso de que los cadáveres hubieran sido cremados en hornos crematorios modernos, no existe posibilidad de que sobreviviera a la cremación una muela y un hueso.

“Por algo el Ejército nazi utilizó crematorios de forma masiva, para desaparecer la evidencia. Los restos que presentó el Procurador son cremados a alta temperatura y tienen bastante uniforme la coloración”, expuso.

“Yo veo dos posibilidades: a Alexander le quitaron una muela y un dedo, lo chamuscaron por fuera y luego sembraron eso en la bolsa de cenizas que pueden ser de los muchachos o dos; las bolsas esas son otros huesos incinerados y pusieron los huesitos de Alexander ahí y el muchacho está vivo en algún lugar”, expresó.

Jorge Antonio Montemayor planteó que la incineración de los restos que presentó la PGR no la realizó un narcotraficante, o un campesino.

“Vean todos los reportes de asesinatos de narcotraficantes de dos meses para atrás de los hechos de Ayotzinapa: las víctimas fueron desmembradas, descabezadas, cocinadas en pozole, colgadas de los puentes, echadas en un pozo de metro y medio con gasolina, pero no conozco un solo caso donde un narco haya cremado y se haya preocupado por el ADN”, argumentó.

“RESTOS SEMBRADOS”: PADRES

Para los padres de los desaparecidos y los policías comunitarios involucrados en la búsqueda de los jóvenes normalistas secuestrados en Iguala el 26 de septiembre pasado, los restos de Alexander Mora fueron sembrados. Incluso no descartan la posibilidad de que el joven esté vivo y sea torturado junto con el resto de los estudiantes.

“Es el plan de la PGR para cerrar el caso y decirnos que nunca los vamos a encontrar, que nos conformemos con unas cenizas que no pudieron identificarse. No les creemos, tenemos datos de que están vivos”, dijo Felipe de la Cruz, padre de uno de los sobrevivientes del ataque del 26 de septiembre y uno de los voceros de los padres de los 43.

Felipe de la Cruz afirmó que los padres confían en los peritos argentinos, quienes les aseguraron que cuando revisaron los supuestos restos de los normalistas, la muela y el hueso de Alexander ya estaban sobre una mesa.

“Los peritos no vieron de dónde se tomaron esos restos. Hay muchas cosas que no cuadran, creemos que es un montaje, hay mucha incongruencia. Esos restos que dicen que son de los jóvenes, hay muchos cadáveres en las fosas de Iguala que pudieron haber ocupado”, dijo.

En cuanto al joven Alexander Mora, Felipe de la Cruz no descartó que esté vivo.

Con él coincidió José Félix Rosas Rodríguez, miembro de la Unión de Pueblos Originarios del Estado de Guerrero (UPOEG) de Tecoanapa, municipio de donde son originarios ocho de los desaparecidos.

“Justo en estos días no sentamos a analizar la evidencia, pero esos pedazos de hueso no nos convencen: queremos los restos completos de Alexander y de los 42 que faltan”, afirmó.

Félix Rosas expuso que la información que dio ayer la PGR, los padres de familia la conocían desde el 20 de diciembre por los peritos argentinos.

“Ellos nos dijeron que la PGR no sabía cómo decirles al resto de los padres que están muertos y no hay modo de reconocimiento, que se resignen, que se conformen, pero sin evidencias científicas no lo vamos hacer. Estamos seguros que los restos de Alexander fueron sembrados en el río de Cocula en esas bolsas. Las cenizas no son los estudiantes”, dijo.

(Con información de Sin embargo)

00
Compartir