Javier Duarte malo hasta para el PRI en Veracruz

Este domingo, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, demostró que no sólo ha sido dañino para las finanzas de Veracruz; indolente ante inseguridad y la violencia que se propagó durante su mandato; cínico ante las demandas de justicia; sino que también, es un agente de división y polarización al interior de su partido político.

La unidad partidista prendida con alfileres que mantenida con los senadores Héctor Yunes Landa y José Yunes Zorrilla, quedó por los suelos este fin de semana, después de que en la toma de protesta del nuevo dirigente del sector campesino del PRI en la entidad, se fuera de frente contra los senadores.

Ante la gran familia priísta -diputados locales, federales, lideres agrarios, alcaldes y militancia partidistas, humilló al senador Héctor Yunes Landa, al regalarle una caña de pescar, haciendo en alusión a unas declaraciones del senador priista en donde dijo que de llegar a la gubernatura, inhabilitará a los funcionarios públicos que hayan incurrido en desvíos de recursos públicos.

Junto con el regalo, Duarte de Ochoa le recomendó al senador de irse de pesca cerca de El Estero, en la congregación de Antón Lizardo, donde vive la familia Yunes Linares.

“Le pido a mi querido senador Héctor Yunes que con la misma vara que mide a nuestros correligionarios mida también a los de enfrente, que son peores todavía, y que sin importar que sean familia también esté presente de las corrupciones evidentes que existen de aquél lado”.

Y no se detuvo ahí, Duarte de Ochoa también se fue contra el senador José Yunes Zorrilla, a quien le echó en cara que siendo diputado federal votó en favor de la Reforma Hacendaria y de aumentar el IVA.

Ni Yunes Zorrilla ni Héctor Yunes dejaron pasar la afrenta. Mientras “Pepe” Yunes reiteró su postura a favor de eficientar el gasto público antes de aumentar impuestos; Héctor Yunes devolvió la caña de pescar y aclaró que él nunca ha permitido que se le ofenda.

Con su proceder, el gobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, ha echado por la borda la poca unidad partidista que quedaba con los senadores de su partido político.

Es un hecho, la familia priísta está dividida, y lo peor es que quien rompió el hilo, fue el primer priísta de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien en todo momento, debería ser agente de unidad.

En fin, los bandos se han abierto: ¿Para donde jalarán los militantes? ¿A dónde se irán los políticos de la vieja guardia? ¿A quien se alinearán los jóvenes del PRI?¿Que harán los liderazgos partidistas? ¿Dividido el PRI, les alcanzará para mantenerse en el gobierno? ¿Qué hará la oposición?

Sinicómetro:

“Hoy, es el cumpleaños del senador Héctor Yunes y he escuchado y he leído en algunos medios de comunicación su afición por la pesca, así que me permito regalarle al senador Héctor Yunes esta caña de pescar para que pesque esos peces gordos que busca”, Javier Duarte de Ochoa a Héctor Yunes, en el contexto de su cumpleaños.

(Con información de e-Consulta Veracruz/ Circo, Maroma y Grilla/ Por: Eirinet Gómez)

00
Compartir