Javier Duarte resultó mal comediante y peor político

Los detractores de Javier Duarte lo acusan de ser el artífice de un desastre financiero, de haber dejado crecer la inseguridad y de alentar la corrupción.

Sin embargo, el gobernador no se conformó con responder a esas acusaciones sino que se lanzó incluso contra sus compañeros de partido que se atrevieron a criticar su administración.

“Como comediante, Javier Duarte de Ochoa es malo; pero como político es peor. Porque justo al calor de la sucesión de poder en su estado —y cuando se habla de que dejará un estado con deuda excesiva, desastre financiero y problemas de corrupción e inseguridad— al mandatario veracruzano le dio por escalar sus pleitos ya no sólo con “los de enfrente”, como llama a sus adversarios políticos del PAN, Miguel Ángel Yunes y su hijo, sino que ahora Duarte también se confronta con “los de casa” que se atreven a criticar su gestión, como el senador del PRI Héctor Yunes, aspirante a sucederlo en el cargo”, dice Salvador García Soto.

El periodista asegura que debido a la fobia que le tiene al apellido Yunes, el gobernador Duarte “agarra parejo y no distingue a los de casa de los de enfrente, en un pleito que, de origen, ni siquiera es suyo y que heredó de su antecesor Fidel Herrera Beltrán, quien sí tenía enemistad política a muerte con Miguel Ángel Yunes. Duarte compró ese pleito que ahora aviva, al tiempo que hace reproches a priístas críticos”.

“La broma pública que le hizo al senador priísta el domingo pasado en un acto con la CNC veracruzana —donde le regaló una caña de pescar para que “atrape a peces gordos”, mientras le reprochaba que critique a los de casa, sin fijarse en los ‘de enfrente’— fue la manera con la que el gobernador expresaba su malestar por las críticas que Héctor Yunes hizo a su administración en la víspera, al declarar que ‘Veracruz requiere que el próximo gobernador encarcele a los corruptos que han defraudado a las finanzas públicas’.

De acuerdo con la columna Serpientes y Escaleras, “el problema para Duarte es que Héctor no es el único Yunes que quiere enjuiciar a su administración. Hace unos días en una mesa política alguien preguntó al diputado Miguel Ángel Yunespara qué quería ser gobernador de dos años, tiempo que durará la próxima gubernatura. ‘Yo no necesito más tiempo. Para meter a la cárcel a Duarte me basta con un mes. Que me den un mes como gobernador y lo meto a la cárcel’, respondió Yunes Linares”.

Salvador García Soto aventura que cuando Javier Duarte termine su mandato podría quedarse sin un incondicional que le cuide las espaldas y que entonces no lo salvará de la quema ni su humor negro.

(Con información de e-Consulta Veracruz)

00
Compartir