Juan Bueno Torio, candidato más fresco que Yunes Linares

l

En el PAN de Veracruz, el único aspirante que garantizaría un triunfo como candidato a gobernador es el diputado federal Juan Bueno Torio.

Primero, es un militante fresco que nunca, antes, ha sido candidato a gobernador, aun cuando, claro, se ha quedado en la raya porque, digamos, le ha faltado operación partidista.

Segundo, es un aspirante más, más mucho limpio que Miguel Ángel Yunes Linares, de quien el senador Héctor Yunes Landa, su primo hermano, asegura va en segundo lugar en su encuesta.

Incluso, con todo y los trastupijes que una parte de la prensa nacional le ha endilgado en su paso por la dirección de PEMEX Refinación.

Incluso, con la demanda de una reportera, Ana Lilia Pérez, quien decidió exiliarse para garantizar su vida.

Tercero, desde el año 2004, mínimo, tiró su espada en prenda por la candidatura a gobernador y se ha mantenido en el carril, acariciando el derecho de antigüedad.

Cuatro, a diferencia de su compañero adversario, hacia el interior del PAN tiene una mejor percepción partidista que, bueno, sólo le resta aprovechar el hecho y la circunstancia para crecer.

Es más, para reposicionarse en el imaginario panista, primero, y ciudadano, después.

Cinco, se trata de un antiguo militante del PAN, que nunca antes ha dado bandazos ideológicos, como el caso de Yunes Linares, que llegó proveniente del PRI, ni Gerardo Buganza, que mudó en un neopriista.

Tal cual, a Bueno Torio le restan unos ocho meses, quizá menos, para cabildear tanto en el CDE como en el CEN del PAN y amarrar la posibilidad.

II

Hasta donde se siente, en el CDE del PAN los dados estarían cargados a favor de Yunes Linares.

Uno. Pepe Mancha debe la presidencia al diputado Víctor Serralde Martínez, amigo, cuaderno de doble raya de Yunes.

Y por tanto, por ahí existe un amarre significativo.

Dos. Víctor Serralde, cierto, perdió la elección de su candidata a diputada federal por el distrito de Huatusco con Patricia Montiel; pero tiene, en cambio, a 45 de los cien consejeros estatales del partido azul.

Tres. Serralde de igual manera controla a la mayoría de presidentes de los comités municipales del PAN de norte a sur y de este a oeste.

Y, por tanto, el dueto Pepe Mancha y Víctor Serralde estarían operando por Yunes Linares, quizá, acaso, en gratitud a que en el felipismo, cuando Abel Cuevas fuera delegado federal de la SEDESOL y Miguel Ángel Yunes Márquez coordinador de Oportunidades, Serralde navegó con súper vientos favorables en la construcción de Pisos Firmes para su constructora y en la que tuvo de socio a Pepe Mancha.

De ser así, entonces, Juan Bueno habrá de documentar el hecho porque los dados estarían cargados.

Y/o se inconforma y patalea, o de lo contrario, en el pecado llevará la penitencia.

III

Si Bueno Torio de veras busca la gubernatura, una vieja y antigua obsesión en su vida pública, entonces ha de movilizarse de aquí al humo blanco.

Y ha de operar con estrategia y ni hablar, con la fama pública de que es un político codo, metiendo dinero, por ejemplo, al cabildeo y a los medios, de igual manera como el resto de los aspirantes.

Por ejemplo, resulta extraño y raro que en tanto los senadores priistas, Pepe Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa caminen Veracruz desde hace ratito con el único objetivo de quedarse con la candidatura tricolor, Bueno Torio se reduzca a un mínimo de posibilidades en su región, Córdoba, en Xalapa y Veracruz puerto.

Pero, además, por ahí, de vez en vez como las golondrinas que rara vez solitas anuncian el verano.

Y más si se considera que Veracruz es una entidad federativa más grande que varias naciones de América Central y por tanto, con una mayor población.

Podrá, en efecto, Juan Bueno ser un aspirante a la silla embrujada de Javier Duarte más fresco y con una hoja de servicios más limpia que Yunes Linares, y por supuesto arriba de Julen Rementería del Puerto; pero sólo moviéndose se sale en la foto.

Santo, pues, que no es visto, dice el refrán, nunca es adorado.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir