Keren Prot: nepotismo a sangre y fuego

Entre el fuego del crimen organizado, una ráfaga de metralleta sobre su hogar, Keren Prot Vázquez vive días malos y días mejores. Los buenos son de jauja, el poder en su mano, un sueño hecho realidad. Los goza y los transforma en alegría familiar, el presupuesto a su alcance, el nepotismo a su mayor nivel.

Villa Allende es tierra violenta, sin control, rebasada la autoridad en la congregación más importante de Coatzacoalcos, donde la joven Keren gobierna a los tumbos, cuestionada por la población, intrigada por tantos y tantos a los que les prometió una alianza y les salió con una traición.

Paga el precio de ser agente municipal en territorio hostil, donde levantan jóvenes, secuestran mujeres, trafican migrantes, plagian periodistas y líderes sindicales, y donde prevalece el recuerdo de que uno de los Prot en días de juventud, también fue parte de la maldad.

Le imputan novatez, impreparada para el cargo, improvisada hasta el insulto, surgida de las oficinas públicas donde cobraba por ser la comparsa de la ex primera dama, Guadalupe Félix Porras, esposa del ex alcalde Marco César Theurel Cotero —“Te rompo tu puta madre”—, en sus días en el DIF.

No es gente afín al alcalde Joaquín Caballero Rosiñol, pero el edil la tolera y la solapa. No es marcelista, porque sus orígenes políticos están en el grupo Chagra y en su militancia al lado de Lu-pilla Félix.

Nada representa políticamente Keren Prot, impulsada por su padre, el regidor de Coatzacoalcos, Noriel Prot Álvarez, dos veces agente, casi dueño de Allende, de cuanto se hace ahí, de cuanta inversión llega, de terrenos que son de nadie, ofrecidos a periodistas que aceptaran respaldar con sus textos la candidatura de la joven miembro del clan hasta llevarla a agencia municipal.

Dos veces tuvo que ganar para que le fuera reconocido el triunfo. Se impuso el 4 de abril de 2014, pero en los tribunales perdió, acusado el ayuntamiento de haber infiltrado la estructura electoral con burócratas radicados en Coatzacoalcos. El joaquinismo contaminaba el proceso. De ahí que el Tribunal Estatal de Elecciones de Veracruz determinó, el 25 de ese mes, invalidar la elección.

Nueve días después, el 4 de mayo, Keren Prot se adjudicó de nuevo el triunfo y allanó su llegada a la agencia municipal de Villa Allende.

Entraba así al círculo de oro. Le otorgaba el alcalde su respaldo… y el presupuesto.

Entregaba Caballero la plaza, la maquinaria de Lu-pilla Theurel a punto para el regreso a la presidencia municipal, el otro proyecto de género que enfrentará en 2017 a Mónica Robles de Hillman, Lady Tinacos, la embajadora del Clan de la Succión.

Ya como agente municipal, Keren Prot es un desastre. Su prioridad es darle chamba a la familia, rodearse de ellos, traerlos de madrinas, príncipe consorte y pajes, la corte real. A unos les paga el erario, a otros quién sabe quién.

Por lo menos siete familiares figuran en un informe que da cuenta del abuso de la agente municipal. Ellos son: Jessica Marleni Pérez Vázquez, prima; Ileana Urgell Pérez, prima; Marisol Prot Alvarez, tía; Renata Prot Alvarez, tía; Onésimo Ramos Arenas, esposo; Rocío Vázquez Urgell, mamá; Janeth Vázquez Urgell, tía.

Entre sus allegados que también recibe respaldo económico de Keren Prot, según sostiene el informe, está Mario Castillo de la Cruz.

Uno más es Roger Romero Méndez, pastor evangélico de la iglesia a la que acude la familia de la agente municipal; según el reporte, “el salario del pastor es de 12 mil pesos mensuales, lo que ha ocasionado rispidez entre los empleados municipales ya que dicen que cobra sin trabajar”.

Refiere el informe que Armando García Ramírez, administrador de la página “Mi Pueblito Mágico de Villa Allende”, gana 8 mil pesos mensuales sin trabajar, sólo por hablar bien en la red social del trabajo de la agente municipal. “Este sujeto —agrega el documento— es trabajador activo de la empresa COTUCO, encargada de los trabajos del túnel sumergido. Actualmente se le sigue una investigación ministerial en la Agencia Especializada en Delitos cometidos contra la Familia, por acoso sexual”.

Marca a Keren Prot el nepotismo. Su parentela la circunda, inunda la agencia municipal, se mueve a sus anchas, se come el presupuesto, la caja chica que es inmensa, mientras en el ayuntamiento dice el alcalde Caballero que hay estrechez, que los salarios deben ser austeros, más bien miserables, que no hay espacios ni plazas de trabajo, a las vueltas los contratistas por sus pagos, la obra pública a paso lento.

Dicen Joaquín Caballero y Keren Prot que la joven manda en Villa Allende. Mienten ambos. El poder lo ejercen otros, dos personajes con proyecto propio, con mecenas propios y con alcances propios: Diego Fernández Olivares y Constantino Martínez.

Socios en negocios de ambiente pesado, antros de amplia fama en Coatzacoalcos, son los confidentes y mudos testigos de lo que Keren Prot hace dentro y fuera de la agencia municipal, las reuniones más allá del horario de trabajo, la hora del relax.

Operan para Lu-pilla Félix de Theurel, en un proyecto que marcaría su regreso a la alcaldía, en la que cogobernó junto a su marido, el multipolar Marcos Theurel, de 2011 a 2013.

Villa Allende es otro mundo. Keren Prot no conoce límites más que lo que le establece el crimen organizado, reyes en ese territorio, sojuzgada la autoridad y hasta amedrentada.

Manda en Villa Allende el crimen organizado y después la agente municipal. En tercer plano está el alcalde Joaquín Caballero.

A Keren Prot y su familia se le liga con escándalos públicos. Uno de ellos, protagonizado por su hermano Noriel Prot Vázquez, quien aparece en una ficha policíaca relacionada con el levantón del jefe de escoltas de Marcos Theurel en los días que gobernaba Coatzacoalcos.

Ignoraba a quien tenía su gente —establece la ficha—. Al percatarse lo fueron a abandonar por los rumbos del fraccionamiento Las Gaviotas.

“Sin embargo, el capitán del Ejército y escolta de Marcos Theurel Cotero los reconoció y lanzó sendas amenazas para el grupo de secuestradores encabezados por Prot Vázquez, ‘El Güero’ y gavilla, algunos de ellos hoy incrustados en la nómina del regidor Noriel Prot Álvarez, disfrazados de nobles empleados”.

¿Sabrá el alcalde Joaquín Caballero a quiénes tiene en la nómina oficial y de qué pie cojean?

Noriel Prot Vázquez tuvo que salir de Coatzacoalcos.

Hay otro caso, el del tío político de Keren Prot, Adrián Argüelles Santos, el famoso “Comandante Argo”. Pero esa es historia aparte.

Vive así Keren Prot sus días de agente municipal. Privilegia a la familia. La arrincona el crimen organizado. Dice que manda, pero el poder lo detentan los emisarios de Lu-pilla Félix de Theurel.

Como sea, vive el nepotismo, lo goza, así sea a sangre y fuego.

(Con información de mussiocardenas.com)

00
Compartir