La clase

MOLE DE GENTE

Por Virginia Durán Campollo

La clase se da en la suma de estudios, cultura, educación, prestancia, respeto, esfuerzos, logros, sacrificios y bonhomía. Distingue a quienes la adquieren, porque los diferencia. Es indudablemente un esfuerzo personal y no un supuesto linaje. No es propio de los ricos sino el producto del esfuerzo. Una voluntad indomable de llegar a las metas propuestas, con trabajo y honestidad. No lo da los millones de pesos, ni los lujos y la estirpe. El trabajo arduo en el estudio, la preparación y el ánimo de cultivarse para entender su entorno. No hay intereses políticos, religiosos, monetarios. Seres que logran sus propósitos, con méritos propios. Preocupados e interesados por su comunidad, medio ambiente, naturaleza. Cualquier sector social desprotegido y la exigencia, en el saber, hacia el cumplimiento de las autoridades que gobiernan. Quienes saben que toda la clase gobernante, desde el presidente hasta el conserje, son sus empleados pues se pagan con el erario. Los que estudiaron civismo y saben de los valores patrios como la bandera y el himno nacional. Que aprecian a su país, pues han viajado o leído al respecto de otros y valoran lo propio.

*** La clase, es la que carecen la mayoría de los políticos sobre todo los de hoy. Que ignoran que la forma es fondo- Don Jesús Reyes Heroles- y que avergüenzan al país con sus omisiones. La falta de empatía, el engaño, mentira, cinismo, vulgaridad, ignorancia, petulancia, soberbia y prepotencia. Nos deshonran ante el mundo, cuando alguna vez fuimos cabeza de Latinoamérica. La clase media del país, es la que ha dado grandes empresarios, pequeños, medianos y altos que generan riqueza. Son millones de padres mexicanos, en su historia, que se sacrificaron -algunos hasta el hambre- para darles a sus hijos escuelas y conocimientos, que les permitieran ser alguien en la vida. Mujeres y hombres muy humildes, que trabajaron arduamente para lograr grandes fortunas. Ejemplos en el mundo muchos como los Ford.

*** Déjense de ocurrencias y pónganse a trabajar, pues a tres años lo único que hay son quebrantos, culpas ajenas, falsedades y mucho cinismo. No hay nada y lo saben. Ni siquiera tienen a grupos de la clase media, que los dignificarían con el trabajo honesto y productivo.

*** La furia de AMLO es comprensible: perdieron 14 millones de votantes y la pobreza aumentó 15 millones.

*** Y para las agruras del mole…usted sabrá qué tomar. Hasta la próxima.

00
Compartir