La conferencitis del gobierno

BITÁCORA POLÍTICA

Por Miguel Angel Cristiani G.

  • Ahora serán cuatro diarias para “informar”
  • No confundir la publicidad con las noticias
  • La necesidad de difundir los programas de bienestar

No dejan de sorprendernos las ocurrencias que a nivel nacional son lanzadas todos los días, como pelotas de beisbol hasta el fondo del jardín central, en las mal llamadas conferencias mañaneras del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

La más reciente ocurrencia, el anuncio de que no será una, sino cuatro las conferencias diarias, que se estarán realizando desde el Palacio Nacional.

La nueva programación de conferencias -mal llamadas de prensa, porque en realidad son para un grupito de páginas de las benditas redes sociales- transmitidas eso sí, por televisión a nivel nacional, comienzan a las 7 de la mañana, con la ya famosa denominada “Mañanera”, a cargo del mismísimo presidente López Obrador y sus invitados.

Pero ahora también a las 6 de la tarde y hasta las 7 de la noche sobre la entrega de créditos.

La otra es de 7 a 8 PM sobre temas de Salud y Covid-19

Y como si no fuera suficiente, de 8 a 9 de la noche otra conferencia informando sobre los programas de bienestar.

A ese paso, vamos a volver a los tiempos de 24 horas, no precisamente el noticiero nocturno de Jacobo Zabludovsky, sino que vamos a tener conferencias cada hora del día, sobre los temas de interés para el gobierno, educación, salud, comunicaciones, finanzas, legislación, programas de bienestar, becas, adultos mayores, jóvenes compartiendo el futuro, el tren maya, el aeropuerto, el avión presidencial y la refinería en Dos Bocas y quien sabe cuántos asuntos más.

Pero todo esto es, porque el presidente López Obrador piensa que la mejor estrategia de comunicación social son las conferencias como la suya, que en realidad muy poco informan, y más bien se dedican a predicar en contra de los gobiernos pasados y los medios de comunicación, los asuntos predilectos de AMLO.

Pareciera que López Obrador piensa que los medios de comunicación, grandes y pequeños, para no ser catalogados y denostados como la llamada prensa Fifi, tienen la obligación de publicar y difundir sus ocurrencias mañaneras.

Por eso es que cada vez que se acuerda, ordena reducir los presupuestos de publicidad del gobierno federal en todas las dependencias, que no solo tienen la obligación, sino también la necesidad de difundir sus acciones y programas, como está ocurriendo ahora con el Coronavid-19.

Lamentablemente también, son muchos los medios de comunicación, que publican sin cobrarla la publicidad que disfrazadas de comunicados de prensa, de entrevistas o conferencias, reuniones de estrategias, son enviadas a las redacciones como si se tratara de un hecho noticioso.

Como diría el comentarista de los partidos de beisbol que tanto le gustan a nuestro primer mandatario ¡¡Díganle que no, que no que no a esa pelota!

Mientras los medios de comunicación sigan publicando los mensajes del gobierno de manera gratuita, pues nunca les van a pagar por lo que se trata en realidad de publicidad oficial.

Tendría que aplicarse la llamada Ley del Hielo, es decir, mandar a la congeladora toda la información oficial que debe de ser pagada, con el presupuesto millonario de que se dispone todavía, antes de que se les ocurra desaparecerlo, para repartirlo -no entre periodistas- sino en los clientes de los programas de bienestar.

Aunque lo cierto es que pese a los nuevos lineamientos, reglamentaciones y decretos que se establecen para la contratación de espacios publicitarios, resultan inaccesibles para los que estamos sobreviviendo en provincia, porque las ordenes de inserción y los convenios se quedan en la ahora llamada Ciudad de México.

Pero para muestra basta un botón, en los medios de comunicación, que asisten todos los días a cubrir no solo las conferencias mañaneras, sino ahora todas las otras más, valdría la pena hacer una encuesta -pero no con una de esas de levanta dedo que tanto le gusta hacer al presidente- sino por una empresa seria, sobre ¿Quién ha leído alguna vez, alguna de las notas publicadas por esos “reporteros” Lores de la comunicación, que no saben ni leer las preguntas que les envían por celular. Que en su casa los conocen y les hablan de tu?

Contáctanos en Facebook: Miguel Ángel Cristiani G.

En Twitter: @bitacoraveracru

00
Compartir