La Coyolxauhqui

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN  

Y sin hacer gestos, esta ocasión quiero retomar la leyenda de la Diosa de la Luna la famosa Coyolxauhqui, quien fue mutilada y desmembrada por su madre y su hermano, aquí el breve relato de su historia. Fuente: EFE, México/Yahoo, 1 de febrero de 2008

Coatlicue era la Tierra, madre de Coyolxauhqui, la Luna y de los “Cuatrocientos del sur” Centzon Huiznahua, las Estrellas. Un día, cuando barría su templo en lo alto del cerro de Coatepec, la Tierra quedó embarazada milagrosamente gracias a una bolita de plumas que provenía del cielo y que ella guardó en su pecho.

La Luna consideró el embarazo de su madre como una afrenta e instigó a sus hermanos las Estrellas a matarla. Huitzilopochtli, el Sol, desde el vientre de la Tierra, advirtió el peligro y decidió defender su vida y la de su madre.

Cuando la Luna y las Estrellas estaban a punto de asesinarla, nació el Sol Huitzilopochtli, ataviado para la guerra y armado con una serpiente de fuego, llamada Xiuhcóatl, con la que la decapitó para, después, arrojarla desde lo alto del cerro Coatepec.

En su caída, la diosa se fue desmembrando en cada giro. Así muere la Luna cada mes derrotada por el Sol, a pedazos. Coyolxauhqui y su desmembramiento son la explicación a un fenómeno celeste, en cual la luna muere y nace por fases, y así fue encontrada al pie de la escalinata de Huitzilopochtli en el Templo Mayor.

El relieve muestra a la diosa decapitada y mutilada de brazos y piernas, con gotas de sangre que manan de las extremidades y que dejan expuestas las coyunturas óseas. Está adornada con un cinturón de serpiente bicéfala rematado con un cráneo en su espalda.

La serpiente de dos cabezas se repite en los atados de muslos y brazos. Las articulaciones y los talones de sus pies están adornados con mascarones compuestos por un rostro de perfil provisto de colmillos, cuyo significado todavía se presta a las más variadas conjeturas. Lleva sus sandalias, sus muñequeras y tobilleras.

Su tronco, con los pechos flácidos, está de frente, mientras que sus caderas dan un inusitado giro mostrándose de perfil y obligando a las extremidades a colocarse de igual forma. Su cabeza porta un gran penacho de plumas y su pelo está adornado con círculos.

Sus orejeras, compuestas por tres figuras geométricas, enmarcan su rostro, cuyo ornamento principal, los cascabeles en la mejilla, da nombre a la diosa Luna, de la que parece salir el último aliento de vida a través de su boca entreabierta.

Todo este relato nos lleva a esa cultura de destrucción y de sometimiento entre el hombre y la mujer donde el machismo ha estado arraigado en nuestra cultura fomentado por cada madre que quiere ver a su hijo sometiendo a la mujer por esa falsa idea de que la madre manipulara a través de los varones el poder que la madre desea sobre los bienes y su herencia, es una rara mescla entre Edipo y Aquiles de acuerdo a la mitología Griega.

Ya que los hombres siempre verán a la madre como la mujer perfecta y al mismo tiempo la fuerza, la arrogancia y el sometimiento de toda mujer porque así fue educado, lo que no observan que la debilidad del hombre lo descubre la mujer tarde o temprano como ha Aquiles en su talón, y ha ahí es donde toda mujer sabe cómo empezar a someter al varón y hacerlo fallar, dejando el recurso más bárbaro de la humanidad la violencia y la muerte de la mujer y todo se resume a una sola razón que el hombre no sabe lidiar con sus debilidades y eso lo hace perder la cabeza.

El sapo se lo servimos a los hombres que no entienden que Dios creo a la mujer para ser la ayuda idónea para trascender en este mundo, a lado de cada hombre exitoso esta una mujer que lo alienta, que lo acompaña y lo impulsa para salir adelante, hoy México debe despojarse de esos instintos salvajes y poco humanos para la convivencia entre hombres y mujeres.

Hoy las feministas han levantado la voz, pero no podemos hacer oídos sordos, no más violencia de ningún tipo y si es de genero menos, estamos en una etapa fuerte, complicada y compleja que nos invita a ser una reflexión seria que nos permita ver que un país se construye con todos, Hombres Mujeres, Niños, Adultos, que la falta de conciencia no nos deja avanzar, alto a todo tipo de violencia, no es una situación gubernamental es un acto de conciencia y de asumir un compromiso con nosotros mismos, México necesita retomar rumbo correcto y ser más sensibles como sociedad porque de lo contrario estaremos perdiendo el valor más sagrado la vida y sin vida no hay futuro.

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

10
Compartir