La crisis política que se avecina en México, desaparición de poderes en los estados, todo gracias a la incapacidad del gobernador de Veracruz

VIERNES CONTEMPORÁNEO

Por; Armando Ortiz

Tienen razón aquellos que señalan que lo que sucede en Tamaulipas y Guanajuato no es lo mismo que sucede en Veracruz. En Veracruz existe una ingobernabilidad que no se ha logrado controlar. 

La violencia, las crisis políticas en el Congreso, la remoción del fiscal para colocar a una fiscal espuria, la intención de poner una pelele en el ORFIS, las negligencias criminales en cuanto salud, la inmovilidad en la obra pública, el nepotismo, la corrupción galopante, el apoyo de los morenistas gobernantes a los duartistas redimidos, todo esto ha cocinado un caldo pestilente en uno de los estados más politizados del país.

A esto habría que agregar las constantes torpezas del gobernador Cuitláhuac García, su falta de empatía, su engreimiento, y la disociación que hay entre lo que piensa y lo que dice; en pocas palabras su lamentable incapacidad. El mismo Monreal que ahora pide paz lo dijo: “No sabía lo que le esperaba”. 

Morena se está comportando como una camarilla de pandilleros que cobra venganza y como se puso en evidencia el mal gobierno de su gobernador veracruzano, entonces amaga con desaparecer poderes en otros estados. Señores, ¿para qué defender lo indefendible?

 

 

Con información de Libertad Bajo Palabra

00
Compartir