La detención de presuntos delincuentes de Tierra Blanca fue un “montaje”

Familiares de Francisco Navarrete Serna, señalado como capo del Cártel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), acusaron a la Fuerza Civil de Veracruz de fabricar un montaje en su detención y sembrarle armas.

Contrario a lo que dice el comunicado oficial de la Policía estatal -del Gobierno de Javier Duarte- y de la Comisión Nacional de Seguridad (CNS), las tres personas detenidas -entre ellas Navarrete- no fueron capturadas la madrugada del domingo ni estaban armadas ni fueron aprehendidas por federales, sino que policías estatales las entregaron a éstos.

Consultados por REFORMA, familiares y testigos mostraron paso a paso la detención de Navarrete, su hijo José Francisco y Junior Alarcón, amigo y empleado de la familia Navarrete.

A través de fotografías documentaron que el primer contacto que tuvo la Policía estatal, a bordo de la patrulla SP-2232, fue el sábado 23 de enero y no la madrugada del domingo, como informó la CNS.

Los agentes estatales no efectuaron un solo disparo pues se abocaron a realizar una revisión de rutina de una camioneta estacionada afuera de la casa de Alarcón.

De hecho, a quien solicitaron la revisión del vehículo fue a la esposa de Junior Alarcón.

Las autoridades revisaron la camioneta delante de él, sin embargo, le pidieron papeles para comprobar que el vehículo no fuera robado. Esta versión contradice el comunicado oficial.

“Los efectivos federales identificaron dos camionetas estacionadas con tres civiles armados, los cuales intentaron huir amagando con las armas a los uniformados, pero en una rápida acción fueron sometidos, sin la necesidad de efectuar un solo disparo”, informó la SSP veracruzana.

En una fotografía proporcionada por los familiares de los detenidos, se observa la revisión de rutina de la camioneta blanca tipo pick-up de doble cabina.

“Están fabricando culpables ante la ineficacia del Gobierno, tanto federal como estatal, para dar con los cinco jóvenes desaparecidos”, lamentó en Tierra Blanca una sobrina de Navarrete, quien solicitó no ser identificada para evitar represalias gubernamentales.

La madrugada del domingo 24 de enero, los tres detenidos fueron trasladados a la SEIDO en la Ciudad de México, acusados de narcotráfico, extorsión y homicidio.

El lunes fueron internados en penales de Durango, Sonora y Guanajuato.

Aún así, la SEIDO ofreció a los familiares ese día a las 14:00 horas visitar a los detenidos en la Ciudad de México.

“No tenemos más información sobre ellos”, lamentaron.

Abogados y familiares adelantaron una violación sistemática al debido proceso, ante la inexistencia de una orden de aprehensión, privación a la libertad de forma arbitraria y siembra de armas y droga.

Familiares de Navarrete Serna informaron que éste nació y reside en Tierra Blanca. Es ingeniero civil.

Ellos tienen conocimiento de que Navarrete proporciona información a la Marina Armada de México para el combate al crimen en el sur de Veracruz, desde hace 4 años.

Ellos suponen que eso afectó a alguna organización o gobierno, por lo que fue encarcelado, junto con su hijo y un amigo de éste.

De acuerdo con información oficial emitida el domingo 24 de enero, Navarrete es jefe de plaza para el Cártel de Jalisco Nueva Generación en Tierra Blanca.

También se mencionó que durante su aprehensión, junto con su hijo y un amigo de éste, poseían una pistola 9 milímetros, un fusil AK-47, mejor conocido como “cuerno de chivo”, y otro tipo AR-15.

Pero de acuerdo con fotografías, en poder de REFORMA y testimonios de familiares, las tres personas fueron detenidas por la Policía Estatal y, además, en momentos diferentes.

En la secuencia de fotografías capturadas por familiares se aprecia que el primer acercamiento de autoridades, en este caso agentes estatales, ocurrió el 23 de enero a las 17:30 horas, aproximadamente.

Los policías realizaron en tiempos distintos dos revisiones de rutina a los vehículos de José Francisco y Junior Alarcón.

“Nunca se los llevaron con armas, al vehículo de Junior le hicieron una revisión de rutina y al de José Francisco los policías realizaron dos revisiones, en ninguna encontraron armas, ambos fueron requeridos a la Delegación de la SSP y los subieron a la patrulla, pero sin violencia ni nada por el estilo, incluso mi primo (José Francisco) pudo utilizar su celular para llamarle a mi tío de su situación, nunca se reportó el hallazgo de armas, eso ocurrió cuando dijeron en los medios se informó que habían sido detenidos en posesión de armas y que eran del CJNG, nada que ver”, dijo una sobrina de Navarrete, quien prefirió no identificarse para prevenir represalias por parte de las autoridades federales y estatales.

De acuerdo con los testimonios, el 23 de enero, una vez que las tres personas se encontraban en la sede de la Secretaría de Seguridad Pública en Tierra Blanca, no se permitió a familiares ni a abogados tener comunicación con los detenidos.

“Se presentó una denuncia sobre este hecho ante el Ministerio Público de Tierra Blanca, Veracruz, ya que claramente se estaban violentando los derechos”, mencionó la familiar.

“Sin embargo, los agentes Ministeriales respondieron que los elementos de la Policía Federal y la Gendarmería, así como Fuerza Civil les solicitaron retirarse del lugar, ya que los detenidos no serían puestos a su disposición”, narraron otros familiares.

Denunciaron que en la madrugada del 24 de enero, los tres detenidos fueron torturados.

“Dos patrullas pusieron música de corridos a alto volumen y prendieron sus torretas, pero aun así se escuchaban gritos desgarradores”, añadieron.

Reforma

00
Compartir