La exnovia ‘incómoda’

Tal como ya lo habíamos consignado aquí, Tomás Ruiz González, secretario de Infraestructura y Obras Públicas, no tiene la más remota posibilidad de ser candidato del PRI a la gubernatura en 2016.

No tiene padrinos en el gobierno federal que lo pudieran impulsar y tampoco el manifiesto apoyo del gobernador Javier Duarte de Ochoa, quien este sábado llegó a la comida de Vía Veracruzana con otros colaboradores y aspirantes a la gubernatura, entre los cuales no figuraba el titular de la SIOP.

Igual desaire recibió Ruiz González de su jefe el viernes antepasado en la comida de la unidad priista en el rancho San Julián, de Perote, a la que el ex secretario de Finanzas y Planeación llegó casi tres horas antes que el mandatario veracruzano, quien arribó al lugar acompañado sólo del presidente del CEN del PRI, Manlio Fabio Beltrones; del dirigente estatal priista Alberto Silva Ramos, de los diputados federales Erick Lagos y Adolfo Mota Hernández, y del secretario de Gobierno, Flavino Ríos Alvarado, los mismos con los que se presentó anteayer al ágape de la asociación política de Amadeo Flores.

Inclusive este sábado, en la mesa principal encabezada por Duarte de Ochoa y Flores Espinosa, fueron sentados el senador Héctor Yunes Landa y otros dos secretarios de despacho: Alfredo Ferrari Saavedra, de Desarrollo Social, y Ramón Ferrari Pardiño, de Desarrollo Agropecuario, Rural y Pesca.

Ahora, para la mala fortuna de Tomás Ruiz, en muy mal momento su ex novia, la actriz Ana de la Reguera, ha vuelto a atraer los reflectores mediáticos con sus declaraciones tronantes en contra del gobernador de Veracruz.

Ayer, De la Reguera acusó que el gobierno de Duarte no permite que las organizaciones altruistas difundan su labor entre la sociedad. “A mí lo que me duele es que, cuando ayudas, el gobierno no quiere promoverlo porque los dejas mal a ellos. Antes, cuando llegabas a ayudar, los medios y la prensa lo cubrían, y ahora les dicen que no lo cubran porque los dejas mal. Eso es realmente lo que me causa shock, que nos están metiendo el pie”, señaló la actriz, quien en 2010, tras la devastación que dejó el Huracán Karl en Veracruz, creó la fundación VeracruzANA A.C. para ayudar a reconstruir especialmente la zona turística de La Antigua.

En esa época, el entonces gobernador Fidel Herrera Beltrán y 80 empresarios donaron 8 millones de pesos a su fundación. Dos años después, De la Reguera construyó una casa de la cultura en el poblado y también recibió apoyo del gobierno estatal. Pero se quejó de que actualmente todo lo tiene que hacer sola. “No tengo ninguna vinculación con gobierno, no tengo ninguna ayuda de ellos. (El gobierno) tiene todas las posibilidades, recursos y presupuestos, pero se ven muy poquito”, declaró al diario capitalino Reforma.

La actriz dijo que si tuviera la oportunidad de hablar con Javier Duarte sólo le haría una pregunta: “¿Dónde está todo el dinero de Veracruz?”, expresó la artista veracruzana, quien este sábado participó en la campaña Voluntario Modelo, en la que 50 mil personas realizaron labor social en 60 ciudades del país. De la Reguera pintó paredes de una escuela pública de la Delegación Miguel Hidalgo en el Distrito Federal. Y este domingo lideró en Boca del Río la segunda edición de la carrera “Correr Se Siente Bien”, con la que recaudó fondos para seguir con su obra filantrópica en 2016.

Ya en la sucesión presidencial de 2012, cuando aún disfrutaban de su apasionado romance, De la Reguera metió también en apuros a Tomás Ruiz por un spot que al igual que otros connotados actores mexicanos –como Héctor Bonilla, Daniel Giménez Cacho y Damián Bichir, simpatizantes del abanderado de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador– habían grabado para concientizar al electorado de que no votara por el PRI.

En esa ocasión trascendió que del equipo del candidato presidencial priista Enrique Peña Nieto le tuvieron que pedir al gobernador Javier Duarte que hablara con su entonces secretario de Finanzas y Planeación para que persuadiera a su novia de que el spot que había grabado no se difundiera. Al parecer lograron censurarlo.

¿Alguien cree entonces que Tomás Ruiz puede ser abanderado por el PRI a la gubernatura en 2016, sobre todo después de que este sábado, en voz de su líder fundador, Duarte de Ochoa escuchó el sentir de los cientos de simpatizantes y asociados de Vía Veracruzana congregados en el Museo Interactivo de Xalapa (MIX), quienes le expresaron que “esperan que quien sea el candidato nos represente a todos, insisto, a todos”, pues se dijeron dispuestos a acompañar a “todo aquel proyecto, aquel esfuerzo, aquella aspiración –sin importar su origen–, que tenga como único propósito hacer de Veracruz un estado con gobernabilidad, con crecimiento económico, que ejerza un gobierno con honestidad y transparencia, donde los ciudadanos cuenten con las condiciones de desarrollarse plenamente”, porque “siempre seremos aliados, nunca cómplices”?

Y Amadeo Flores fue claro al expresar que “las cosas hay que decirlas en su momento, con valor y en su justa dimensión, sin autocomplacencia, descalificaciones o linchamientos”.

Con información de Formato 7/ Por: Raymundo Jiménez García “Al pie de la letra”

00
Compartir