La pensión

El Arte de Comer Sapos

Por VicMAN

Y sin hacer gestos, la generación de los 50 están en una encrucijada con el tema de las pensiones este año los nacidos en 1955 comenzaran su proceso de Jubilación sino es que ya lo comenzaron por su derecho a la antigua ley del IMSS sobre la jubilación a los 60 años, lo cierto es que nadie imagina el víacrucis que significa buscar una pensión consecuencia de tu vida útil laboral, las nuevas generaciones no se imaginan que un año no muy lejano alcanzara su necesidad de su etapa productiva.

En México se reportan 104 programas de beneficio definido (en este esquema el trabajador no ahorra para su retiro), según Andrés Castro, presidente ejecutivo para Latinoamérica de SURA, una de las empresas que administra pensiones bajo el sistema de capitalización individual. Destacan el de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Pemex, pero también están los de la mayoría de los gobiernos y universidades estatales.

Resulta que el IMSS en 1997 y el ISSSTE en 2010 pasaron de un esquema de aportaciones colectivas a uno conformado por cuentas individuales, en el que cada trabajador es responsable de su jubilación.

El argumento para realizar la reforma fue que el sistema de beneficios definidos ya no era sostenible, pues cada vez tendríamos más personas en la vejez y menos en edad productiva, por lo tanto, habría más egresos (pensiones) que ingresos (aportaciones). Como resultado de esa reforma, se crearon las afores, que hoy administran 2.4 billones de pesos. Pero fue una solución parcial y que no resolvió el problema financiero.

Por un lado, los trabajadores que empezaron a cotizar antes de las reformas conservan su derecho a obtener una pensión bajo el antiguo régimen. Tan sólo cubrir el pago de pensiones de los empleados que empezaron a cotizar antes de las reformas, con base en la Ley del IMSS de 1973, costará al gobierno federal 30% del PIB.

Pero además persisten los pasivos por pensiones del IMSS, Pemex, CFE, universidades públicas y gobiernos estatales, que hoy superan en valor a la economía mexicana, pues equivalen a 116% del PIB y son, por tanto, la quiebra técnica, pues estos compromisos son financieramente imposibles de cumplir.

El costo fiscal del pasivo laboral del IMSS entre 2012-2050 será de 32.9% del PIB, sobre todo por el pago de pensiones relacionadas con la Ley de 1973, es decir aquella generación que tiene derecho a una pensión garantizada, pero también porque crecerá la población en edad para jubilarse.

En el caso de los principales sistemas de pensiones contributivas, el IMSS e ISSSTE, sólo cubren a 39.9% de la población económicamente activa (PEA), esto es cerca de 56.6 millones de personas. Pero incluso el otro 40% que sí tiene derecho a una pensión, sólo obtiene en promedio entre 30 y 50% de su último salario.

 Con el esquema actual, en el que el trabajador ahorra 6.5% de su salario, alguien que percibió 30,000 pesos mensuales en el último quinquenio de su vida laboral y estuvo afiliado al IMSS, recibirá 9,900 pesos.

Bajo estos esquemas resulta que falta una estrategia aterrizable para poder dar certidumbre a una bomba de tiempo y sino veamos como ahora se han incorporado empacadores en los supermercados o “cerrillos” que han sustituido a los niños, ya que la falta de acceso a una pensión o a que reciben una que no les alcanza para cubrir sus gastos, los obliga a trabajar por una propina.

Seis de cada 10 mexicanos mayores de 65 años no están en ningún sistema de retiro que garantice una pensión en la vejez, por ello hoy servimos el Sapo de esta semana a toda la generación hacendaria que en sus oficinas nunca previeron una solución práctica y objetiva para evitar lo que a todas luces hoy es un problema que por ignorancia generacional hasta ellos se verán perjudicados.

El primer desafío es que el problema de pensiones esté en la agenda de los gobernantes, pues en 15 años “se comerán” la mitad de las finanzas públicas. Pero si somos realistas. “Luego de una reunión en la Cámara de Diputados un legislador dijo: `mire usted, dice que en 2030 vamos a tener un grave problema, en esa fecha yo ya no estaré en la Cámara de Diputados pero con lo que logre pepenar durante su representación seguramente no le preocupara la pensión.

En torno a la controversia sobre la determinación de disminuir las pensiones, la Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) estableció un criterio para sus juzgados, no para la seguridad social, aclaró Zoé Robledo, titular del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Con esos criterios y fundamentos ideológicos ningún partido, ni el gobierno ni sus gobernantes han sido sensibles a ponderar una solución general, hoy solo los responsables de ver ese tema solo aseguran: están garantizados los 25 salarios mínimos para los trabajadores del régimen 1997.

No se preocupe mañana el gobernante en turno solo dirá yo no soy responsable a mí me heredaron el problema y alguien deberá pagarlo, yo solo me lavo mis manos y tengo otros datos. Total alguien cargara con el problema aunque solo sea una bomba de tiempo, por lo pronto compre su cachito y gane su avión y con eso olvídese de su pensión.

  

Comentarios y sugerencias vicmanaiii@gmail.com

10
Compartir