La pesadilla

La imposición de Javier Duarte por parte de Fidel Herrera, ha sido la más grande pesadilla sexenal para el estado de Veracruz. El egoísmo, la traición al pueblo veracruzano que lo enriqueció, permitió que Fidel impusiera a un sucesor a modo. Con gran irresponsabilidad, asignó a su ex secretario de Finanzas- antes le cargaba el portafolio- que le ayudó al saqueo de esa institución. Puso al que pensó era un “pendejo”, así lo expresó, y resultó que no, ya con el poder en las manos. Entonces empezó el tormento. Un joven abandonado con serias discapacidades e incontinencias, dijera el periodista Raymundo Riva Palacios. Desprovisto de capacidad, trayectoria partidista, experiencia de ejercicio público y con mucha ambición. Una codicia desmedida, que le hizo saquear las arcas de manera desproporcionada. Debe a todos los más importantes, sectores productivos del estado. Con gran desvergüenza continua, con mofa poco habitual, en un cargo que le quedó muy grande. Siempre lo señalamos, la prensa critica, aún a costa del riesgo de perder la vida, como 19 compañeros nuestros. *** Una aberración con tintes demoniacos, pues no se puede comprender como en su administración, aumentaron los secuestros, los asesinatos, los levantones. Arropó a varios engendros, que nos han robado en despoblado empobreciéndonos. Grappa, Deantes, Mota, Spinoso, Lagos, Silva, Benítez, del Castillo, Aguirre, Abdala y demás bandoleros saqueadores, sin escrúpulos, del erario público. Permitió, consintió, animó a sus secuaces. Un ladrón en el poder. Un Mirrey, dueño de tierras y vidas. Familiares convertidos en asaltantes viles. Negocios de toda índole, manejados por su familia política, incrustada en la nómina de gobierno con sueldos altísimos. Un suegro malviviente, que hizo de Coatzacoalcos, su coto de poder con la complacencia de su yerno. ***Dejará la administración duartista, la historia más negra. Empobrecidos, desempleados, con deficientes servicios de salud, educación, seguridad pública. Un verdadero caos. Una población irritada que le grita ratero y lo corren de un restaurante local. La animadversión de una población dolida, se reía de una madre que le pedía ayuda para encontrar a su hija, que le desprecia. Cientos de familias que lloran a sus familiares desaparecidos, muertos, levantados. Un gobierno que favorece, principalmente, a sus cómplices como el procurador Culin y el corrupto Arturo Bermúdez, que también deben irse. Veracruz necesita respirar y apartar esta sombra maligna. No hay bondad en quien permite, que la sangre de inocentes corra. La indolencia llegó a su fin. La pesadilla terminará y Javier Duarte es caso juzgado. Ahora falta Fidel Herrera Beltrán, el hacedor. *** Trasciende que fue Javier el que solicitó a Peña Nieto, sacarán a Fidel de México. *** Reconocemos la exclusiva de la periodista Claudia Guerrero, que fue la mensajera de la buena noticia. Con el profesionalismo que le caracteriza y su indiscutible olfato periodístico, logró la noticia. Es la diferencia entre quienes se dicen periodistas, pero ni tienen los conocimientos ni la intuición, que se necesita principalmente en estos menesteres.

Por: Virginia Durán Campollo / “Mole de Gente”

00
Compartir