La reforma electoral de Biden bloqueada por los republicanos

La gran reforma electoral impulsada por el partido del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se topó este martes con el bloqueo unánime de los senadores del Partido Republicano, quienes ni siquiera accedieron a debatir la iniciativa durante una votación clave.

El marcador quedó en empate con 50 demócratas a favor y 50 republicanos en contra; de manera que el proyecto no superó la barrera de 60 apoyos que necesitaba para que fuera considerado en el hemiciclo de la Cámara Alta.

La legislación, bautizada “For the People Act” (La ley para el pueblo), aspiraba a ser la mayor reforma electoral desde la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió las prácticas discriminatorias contra los afroamericanos y que se considera un hito del movimiento por los derechos civiles.

Después de la votación, visiblemente frustrado, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, acusó a los republicanos de haber convertido la supresión al voto en parte de su identidad política y prometió que seguirá luchando para proteger ese derecho.

La legislación, bautizada “For the People Act” (La ley para el pueblo), aspiraba a ser la mayor reforma electoral desde la Ley de Derecho al Voto de 1965, que prohibió las prácticas discriminatorias contra los afroamericanos y que se considera un hito del movimiento por los derechos civiles.

Después de la votación, visiblemente frustrado, el líder de la mayoría demócrata del Senado, Chuck Schumer, acusó a los republicanos de haber convertido la supresión al voto en parte de su identidad política y prometió que seguirá luchando para proteger ese derecho.

“Quiero ser muy claro en una cosa: La lucha para proteger el derecho al voto no ha terminado. ¡De ninguna manera!”, clamó.

La reforma electoral buscaba contrarrestar las restricciones al voto que han impuesto recientemente los republicanos a nivel estatal, con la aprobación de 14 leyes que limitan el sufragio de las minorías hispana y afroamericana, menos inclinadas a acudir a las urnas.

Los conservadores aseguran que su objetivo es frenar irregularidades, pero los demócratas creen que su verdadera meta es acabar con los controles que impidieron al expresidente Donald Trump revocar los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, en las que ganó Biden.

“¿Vamos a dejar que el expresidente más deshonesto de nuestra historia siga envenenando nuestra democracia desde dentro?”, preguntó Schumer en referencia a Trump.

 

 

 

Con información de EFE

00
Compartir