La “tapada” de AMLO

No distinguen entre imprescindible e innecesario. Florestán

Después de la paliza de Morena al PRD en las elecciones del año pasado en la Ciudad de México, han comenzado los movimientos en ese partido de cara al proceso para renovar el gobierno capitalino, en julio de 2018, que es en lo único que hay lucha interna, pues la candidatura presidencial es de Andrés Manuel López Obrador, quien va por su tercera que, asegura, será la vencida.

Tampoco hay mayores pugnas por las candidaturas a los 12 gobiernos en juego en junio, primero, porque es su decisión unipersonalísima, y segundo, porque, salvo en Zacatecas, no son competitivos en ningún estado, y en el mencionado más que por AMLO, es por el factor Ricardo Monreal, en abierta campaña a favor de su hermano David y en la suya por el GDF, claro. López Obrador no tiene peso en Zacatecas y Monreal sí. No obstante, listo que es para estas cosas, se suma a la larga precampaña del monrealismo para, en caso de victoria, asumirla como propia y cantarla en un primer gobierno estatal. Pero para eso, falta.

La pelea se da por el gobierno de la Ciudad de México, donde el más abierto es Ricardo Monreal, quien ya la ha cantado, el más beligerante es Martí Batres y la favorita del tabasqueño es Claudia Sheinbaum, su más leal, la que nunca lo traicionaría, la que nunca se sentaría con la extensa mafia en el poder, la que nunca lo dejó, la que no está a prueba ni en duda de nada.

Esto lo saben todos, por eso la estrategia de Monreal desde la delegación Cuauhtémoc, el que habla con todos y no se pelea, salvo en caso de necesidad extrema, que es el político más completo de los morenistas que aspiran al Gobierno de la Ciudad de México y ha sido diputado federal, senador dos veces, gobernador y militante de PRI, PRD, PT y Morena.

Batres, al que AMLO movió de la dirigencia nacional a la capitalina, por los spots y su campaña, es el que más ruido hace, el del discurso más virulento.

La decisión final, y primaria, será de López Obrador, quien tiene su proyecto depositado en Claudia Sheinbaum, dejándole, entonces, la vía libre a Monreal para que vaya por la libre o por el mismo PRD, si es que este quiere ser competitivo.

Por: Joaquín López Dóriga/ “En Privado” – Radio Formula

00
Compartir