La traición de Beltrones y Videgaray

•Fuera senadores priistas…
•De candidatura a gobernador

EMBARCADERO: Según el politólogo Carlos Ronzón Verónica, los senadores Pepe Yunes Zorrilla y Héctor Yunes Landa, han quedado fuera de la candidatura priista a gobernador.

El profe se basa en los hechos siguientes:

Uno. Desde que Alberto Silva tomara posesión por dedazo de Javier Duarte como presidente del CDE del PRI está madreando a tiro por viaje a los senadores. Todos los días pronuncia un discurso y ofrece una declaración. Y todos los días arremete contra ellos.

Tal cual, significa que tiene permiso superior. Uno, del Jefe Máximo del Priismo. Y dos, del enlace de Duarte con Los Pinos, Aurelio Nuño Mayer, secretario de Educación Pública.

Por una razón: madrear a los senadores, punteros en la encuesta histórica como favoritos a la nominación priista a gobernador, significa un error garrafal.

Nadie, por ejemplo, madrea a quienes pueden figurar como candidatos, a menos, claro, que exista orden, permiso, autorización superior.

Dos. De pronto, la mayor parte de la prensa abrió páginas y espacios a los senadores. Pero de igual manera, de pronto, zas, los ha retirado, salvo, digamos, las excepciones “excepcionales”.

Desde entonces, todos los días, el presidente del CDE del PRI aparece en portada, así visite un altar de muertos, así repita la misma perorata madreadora contra los senadores, así por un lado Duarte madree a los senadores y el CDE del PRI llame a la unidad en una rara y extraña, pero indicativa y significativa circunstancia.

Tres. El discurso del PRI es una trampa a los senadores, la siguiente: demostrar al CEN del PRI, y por añadidura, a Los Pinos que en Veracruz hay división interna por culpa de Pepe y Héctor Yunes. Y por eso el discurso mesiánico.

BALAUSTRADAS: Tres. Javier Duarte está envalentonado con el poder. Gracias a Aurelio Nuño, su enlace federal gracias a Enrique Jackson, achicó la gubernatura a dos años. Gracias a Nuño Mayer, libró la conspiración internacional en su contra en el caso del multihomicidio de la colonia Narvarte, donde la activista social, Nadia Vera, y el fotógrafo Rubén Espinosa, fueron asesinados, más tres mujeres.

Cuatro. Luego de la película “La caña amarga de pescar” en contra de Héctor Yunes, y de paso, la víbora chillando a Pepe Yunes (“tú y yo aprobamos el IVA a los alimentos”), el silencio de Manlio Fabio Beltrones, presidente del CEN del PRI y secretario de Hacienda, fue desgarrador. Los senadores pudieron confirmar que Beltrones y Videgaray están con Duarte, pues las elites políticas suelen arreglarse entre ellas.

Más aún si se considera la siguiente circunstancia: Beltrones y Videgaray sueñan con la candidatura presidencial.

Pero más aún: Beltrones tiene en su hija Silvana, diputada federal, el proyecto para gobernadora de Sonora, y de su yerno Pablo Escudero, legislador federal, el proyecto para jefe de Gobierno en el Distrito Federal.

Todavía más: el coordinador de los senadores priistas, Emilio Gamboa Patrón, también ha dejado solos a Pepe y Héctor Yunes.

Y es que por medio tiene para hijo, diputado federal, el proyecto de la gubernatura de Yucatán.

Tal cual, Beltrones, Videgaray y Gamboa prefieren pactar con Aurelio Nuño, el Golden boy de Enrique Peña Nieto para el futuro que viene, sin importar que de por medio arrasen con los senadores de Veracruz.

Aún más si se considera que estamos a dos meses de darse el trascendido y/o el destape del candidato priista a gobernador jarocho.

Cinco. Luis Videgaray tomó cafecito con Pepe Yunes en “La parroquia, 207 años” y lo empoderó. Pero luego, de pronto, lo ha dejado a la deriva. Es más, lo dobló para un desayuno en el rancho “San Julián” con Duarte.

Beltrones estuvo en el WTC de Boca del Río y doblegó a Héctor Yunes para asistir, y sin embargo, ni apapachó ni cobijó ni empoderó.

Por el contrario, con su silencio lo humilló.

El proyecto personal de Beltrones está años luz por encima de Yunes Landa.

ESCALERAS: Seis. En el sistema político priista se cuida a los aspirantes a un cargo de elección popular y más cuando son punteros en la encuesta. En Veracruz, por el contrario, la madriza es sistemática contra los senadores.

Y por todos lados: a los fans y seguidores de Héctor Yunes, por ejemplo, los han acosado, intimidado y amenazado. Caso penúltimo: los maestros de la ESBO de Orizaba. Caso último: el incendio en el restaurante “El amate”, donde el senador tenía sus reuniones preelectorales.

Siete: En Colima, y luego de la derrota de Ignacio Peralta como candidato triunfador en las urnas, Beltrones asestó un manotazo y cambió al CDE del PRI, toda vez que el gobernador en funciones, Mario Anguiano, está en contra de Peralta, candidato de Luis Videgaray Caso.

En contraparte, Beltrones permite que el CDE del PRI de Veracruz todos los días madree doble a los senadores: en la voz del presidente y en los medios. Peor tantito: hasta en primera plana.

Ocho: Hay un principio político universal de Maquiavelo: el poder nunca se comparte ni se presta.

El Maximato fidelista cumplirá doce años en el poder sexenal en Veracruz y el proyecto de “El sultán de Barcelona” y sus discípulos es perpetuarse, tipo Plutarco Elías Calles.

Y como los senadores han advertido que el único destino de muchos fide/duartistas es la cárcel, menos, entonces, están con ellos para la sucesión y hacen todo para descarrilarlos.

Nueve: No obstante, dice Carlos Ronzón, hay otro principio: en política, cada día las cosas cambian.

Más aún, hay otra verdad universal: lo que los hombres están imposibilitados para cambiar… la naturaleza lo cambia.

Por ejemplo, bastó el incendio en la guardería “ABC” de Sonora para que el PRI perdiera la gubernatura.

Por ejemplo: “El bronco” apareció de la nada en Nuevo León y con todo el aparato gubernamental y priista a favor de su candidata, Jaime Rodríguez ganó el trono imperial y faraónico.

Así, pudiera, digamos, suceder en Veracruz.

Pero…

Pero el maestro egresado de Ciencia Política de la Complutense dice que a estas alturas, Enrique Peña Nieto ya habría tomado la decisión, y cercado por los suyos, cercado por Aurelio Nuño, los senadores priistas estarían fuera de la candidatura.

Por: Luis Velázquez

00
Compartir