La verdad es un derecho humano

ALMA GRANDE

Por Ángel Álvaro Peña

En nuestro país existen tantos intereses que se hace necesaria la organización de foros para que la verdad se restablezca. Así, un grupo de responsables defensores de los derechos humanos se dieron a la tarea de definir, desde diferentes ángulos, la precisión de la verdad sin la contaminación de los intereses políticos o económicos.

El Foro Nacional “Reputación, Verdad, Redes Sociales y Derechos Humanos”, que organizaron conjuntamente dos instituciones responsables de salvaguardar los derechos de los mexicanos, se realizó con importantes conclusiones para que sean tomadas en cuenta por todos, pero principalmente por los legisladores que deben someter a la consideración del pleno una serie de iniciativas de ley que protejan a los habitantes de este país de las mentiras y manipulaciones de la verdad.

La Academia Mexicana de la Comunicación, que encabeza Ricardo Homs; la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, que preside Luis Raúl González Pérez, convocaron a este foro los días 24 y 25 de septiembre, en el World Trade Center de la Ciudad de México, donde una serie de especialistas trataron el tema de la comunicación real.

Ricardo Homs, presidente de la ACMD, subrayó la necesidad de que expertos e interesados en temas de comunicación discutan en torno de la repercusión y posible regulación de los discursos polarizantes y de odio en las redes sociales, así como los linchamientos mediáticos y las fake news.

Lo anterior, explicó, debido a que estos fenómenos influyen en los derechos humanos de las personas, porque afectan su credibilidad y confianza. Y remarcó que la discusión actual es si las redes sociales y el Internet en general deben regularse o si debe legislarse en la materia.

En cinco mesas de análisis, donde participaron el ombudsman nacional, Luis Raúl González Pérez; la titular de la Secretaría de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y Jesús Ramírez Cuevas, coordinador de comunicación social de la Oficina de la Presidencia, se debatió sobre la trascendencia de las nuevas herramientas de comunicación.

En su participación el presidente de la Comisión Nacional de los Derechos HumanosLuis Raúl González Pérez, llamó a erradicar discursos polarizantes y estigmatizantes, y advirtió que la verdad o falsedad no dependen del poder o popularidad de quien lo formula o de la opinión mayoritaria en redes sociales.

“Es un debate donde las autoridades tenemos que ganar condiciones para un debate fuerte, vigoroso”, subrayó.

Durante su discurso advirtió que la falta de verdad, cuando viene de las instancias de poder, afecta el derecho de las personas a estar debidamente informadas de las cuestiones públicas, para formarse una opinión fundada sobre las mismas. La desinformación, alertó, debilita la posibilidad de que exista en la sociedad una verdadera conciencia crítica, que se erija como mecanismo de control y seguimiento de la gestión pública.

La CNDH afirmó que México, como país y sociedad, requiere identificarse con la verdad y asumir un compromiso para que sea pauta y parámetro de conducta, ya que se necesita recuperar el valor y respeto a la información objetiva y verificable que resulta el mejor filtro y defensa ante la información falsa. El criterio para determinar la verdad o falsedad de un postulado no puede pretenderse que sea la popularidad o el poder de la persona que lo formula, o la opinión mayoritaria de las redes sociales. La verdad no puede determinarse por consenso o variar dependiendo de la persona que la enuncie, y no puede pretenderse que existan verdades paralelas que desconozcan la realidad de las cosas, al margen o por encima de los datos verificables.

Por su parte, Blanca Lilia Ibarra Cadena, Comisionada del Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales, señaló que compartir información de menores de edad en Internet, podría generar efectos negativos a los niños y niñas al exponer su intimidad, advirtió que las madres y padres de familia, son responsables de procurar que la información personal de sus hijos en la red no afecte su vida presente y tenga consecuencias futuras en su honor y reputación.

En la mesa 1, los temas fueron: Política, Verdad y Disenso, participaron los destacados especialistas Beatriz Pagés Llergo, Tatiana Clouthier Carillo, María Elena Morera Mitre, Jesús Ramírez y Juan Pablo Castañón. Aquí el moderador fue Ricardo Homs Quiroga. La mesa 2 con el tema: Redes Sociales, Influencers y Reputación, participaron: Ana Francisca Vega (Televisa), Callo de Hacha (youtuber), Roy Campos, Gabriela Warketing y Pedro Ferriz de Con; moderó Paola Rojas. La mesa 3 con el tema La Privacidad y la Honra como Derechos, contó con la participación de Francisco Javier Acuña Llamas, Blanca Lilia Ibarra Cadena, Santiago Corcuera Cabezut, Mauricio Merino y Ricardo Sepúlveda Iguíniz. Moderó Mayte Azuela. En la mesa 4 estuvieron: Carlos Gutiérrez, Gisela Rubach, Javier Murillo, Roberto Trad, Rossana Reguillo Cruz y Yago de Marta. Moderó Fernando Gutiérrez. El miércoles 25 de septiembre impartieron conferencias magistrales: Diego Fernández de Cevallos, el doctor Octavio Islas, conferencista. Moderó Lorena Carreño. Mesa 5. Linchamientos Mediáticos y Discursos Polarizados, participaron Marco Levario Turcott; María Amparo Casar, Jenaro Villamil Rodríguez, Fernando Belaunzaran Méndez y Abelardo Martín. Moderó Leonardo Curzio. Mesa 6. La Impartición de Justicia y la Justicia de las Redes Sociales, con la participación de José Antonio Caballero, Guillermo Ortiz Mayagoitia, Luis de la Barreda, Margarita Luna Ramos y Ricardo Raphael de la Madrid. Moderó Ernesto López Portillo. Mesa 7. Crisis de Credibilidad: Rumores, Fake News y Postverdad: participaron Rafael Cardona, Sergio Sarmiento, la senadora Kenia López Rabadán, Carlos Alazraki, Balbina Flores y Jesús Cantú Escalante. Moderó Ana María Salazar Slack.

Es decir, la pluralidad, las diferentes visiones de una realidad no pueden motivar a la alteración de un hecho. Así, desde la perspectiva de los especialistas y uno que otro colado que debió estar del lado de la alteración de la verdad sin confesarlo, se llevó a cabo un foro que no sólo motiva a los legisladores a redoblar esfuerzos por darle a la población una información de calidad, sino que, dentro de estos mismos esquemas repetir el debate, enaltecer la discusión de un tema que tiene una dinámica que se mueve diariamente y habrá que darle alcance en su regulación y comprensión. PEGA Y CORRE. – Ante la proliferación de versiones sobre las mentiras que los medios y las anteriores autoridades ofrecieron a los mexicanos, está la versión del exgobernador de Veracruz, Javier Duarte de Ochoa, quien dijo: «Fui la ‘caja china’ del gobierno para ocultar los escándalos que tenían encima, la Casa Blanca, Ayotzinapa, todos los problemas que tenía de popularidad el presidente». ¿A quién hay que creerle?..  Esta columna se publica los lunes, miércoles y viernes.

 

 

angelalvarop@hotmail.com

00
Compartir